DataChaco DataChaco

Durante 2023, darían la libertad al "Ángel de la Muerte"

Se trata del mayor asesino de la historia argentina y el condenado que lleva más tiempo encerrado. Fue encarcelado a los 20 años y hoy tiene 71.

Nacionales 20 de enero de 2023 DataChaco DataChaco
Robledo_Puch
Robledo Puch.

Después de 50 años, Carlos Eduardo Robledo Puch podría salir en libertad gracias a dos amigas. Se trata del asesino más famoso de la Argentina, quien lleva nada menos que medio siglo preso.

De hecho, es el único detenido que ya cumplió su pena, pero nunca encontró la manera, dentro de la Justicia ni fuera de los muros de la prisión, de conseguir su libertad.

Siempre se pensó que el Ángel de la Muerte terminaría sus días dentro de la prisión, cumpliendo una condena por los 11 crímenes que se le comprobaron entre 1971 y 1972, cuando era apenas un adolescente.

Robledo Puch fue condenado a reclusión perpetua por tiempo indeterminado el 27 de noviembre de 1980, y en el transcurso de 2023 podría obtener la libertad, pero para alojarse en un asilo.

Estaba detenido desde que lo atraparon por el último de sus crímenes, cuando por su juventud y su rostro lo apodaron el Ángel de la Muerte. En ese momento, contaba con apenas 20 años, y actualmente tiene 71.

Por lo pronto, sigue recluido en la cárcel de Olmos, por asesinar a 11 personas por la espalda o mientras dormían, en una seguidilla criminal sin precedentes.

Ahora podría salir en libertad, luego que firmara su consentimiento para que dos mujeres sean sus garantes y pueda vivir en un asilo de ancianos. Ese trámite ya fue presentado por su nuevo abogado Carlos Alfonso, aunque los camaristas de San Isidro que llevan su caso se niegan, año tras año a darle la libertad, por considerar que sigue siendo un peligro para la sociedad y que no supera las pericias.

LA MADRASTRA DE LUCIO DUPUY ADMITIÓ HABERLO GOLPEADO

Durante la última audiencia del juicio por el crimen de Lucio Dupuy, el niño de 5 años que fue abusado sexualmente y asesinado a golpes en La Pampa, una de las acusadas, Abigail Páez, rompió el silencio y pidió hablar.
Dentro de las palabras que deslizó el pasado 7 de diciembre, la pareja de la mamá del niño confesó haberle pegado "unas pataditas en la cola, porque se estaba mandando un moco".

Cuando comenzó su declaración, la madre de Lucio, Magdalena Espósito Valenti, decidió retirarse de la sala para no escuchar el discurso de su novia sobre lo sucedido aquella noche del 26 de noviembre de 2021.

Una vez retirada la otra imputada, Páez relató que ese día había llevado a su pareja al trabajo y, luego, volvió a la casa para "cuidar a Lucio".

De acuerdo a su testimonio, cuando llegó a la casa, "Lucio se estaba mandando un moco" y, de inmediato, tomó del brazo al niño y le pegó "varias pataditas en la cola".

"Fue todo muy rápido, no sé. Le pegué y no medí dónde la verdad, ni sé por qué tampoco”, agregó, al mismo tiempo que se echó a llorar. "No le encuentro una explicación todavía. Sé que lo lastimé, me di cuenta en el momento e intenté remediarlo. Luego, lo alcé y lo llevé a la ducha porque pensé que iba a reaccionar. Él intentaba hablar, estaba consciente todavía. Se bañó parado. El me intentaba hablar, como para decir algo, pero no le salían las palabras", agregó.

Luego, continuó su terrible confesión: "Cuando vi que se estaba debilitando o desvaneciendo, lo saqué, lo tapé con su toallón y lo llevé a mi pieza. Después lo senté en la cama y me fui a buscar ropa a su pieza para cambiarlo, lo más rápido posible porque era una situación muy desesperante en la que no sabía cómo reaccionar, ni qué hacer para que se recompusiera”.

“Cuando voy a buscar ropa para cambiarlo, escucho un golpe y cuando vuelvo lo veo que estaba tirado en el piso, sin reacción. De cara al piso. Ni siquiera había apoyado las manos. Como si estuviese desmayado, no sé. Entonces, yo por el mismo temor, lo toqué con el pie para ver si reaccionaba y vi que no tenía respuesta de él, entonces me acerqué y lo di vuelta, lo puse boca arriba”, agregó una de las acusadas por el estremecedor crimen.

Seguidamente, contó que intentó hacerle reanimación cardiopulmonar al niño, pero que no sabe si lo hizo "bien o mal", porque "no sabía cómo hacer la maniobra de la manera que correspondía".

Finalmente, una de las imputadas concluyó: “En ese momento, lo levanté a upa y traté de ponerlo en mi hombro para que estuviera bien acomodado y no se me cayera. En ese momento, vomitó cuando estábamos por salir de casa, no sé si en el comedor. Largó como una bilis, un vómito transparente. Y nada, después lo lleve a la salita. Ahí llegamos al hospital y me dijeron que había fallecido, que no tenía vida”.

Te puede interesar

La más leídas

Noticias en tu e-mail