DataChaco DataChaco

El rugbier Blas Cinalli buscaría otro abogado

Uno de los acusados por el crimen de Fernando Báez Sosa estaría en desacuerdo con la defensa de Hugo Tomei, por lo que podría buscar otro letrado.

Actualidad 13 de enero de 2023 DataChaco DataChaco
Blas Cinalli.
Blas Cinalli.

Tras la décima audiencia del juicio por el crimen de Fernando Báez Sosa, que se concretó este viernes, con sólo tres declaraciones: la de dos bomberos voluntarios de Villa Gesell y la de Pablo Gastón Zapata, se conoció que uno de los rugbiers acusados podría buscar otro abogado.

De esta manera, el proceso oral que atraviesan los imputados está casi promediando la mitad de las 22 audiencias que se llevarán a cabo en total, en el Tribunal Oral en lo Criminal Nº1 de Dolores por esta causa.

En las últimas horas, trascendió que la familia de Blas Cinalli, uno de los ocho acusados por el fatal crimen del joven de 18 años, está buscando una nueva representación legal, atento a la disconformidad con la defensa del abogado Hugo Tomei y la esperanza de que reciba una pena menor, ya que el joven de 20 años fue, al principio de la investigación, el único en no ser reconocido por ningún testigo.

La situación de Cinalli ha cambiado un poco, debido a la exposición de vídeos que lo ubican como agresor directo de Fernando y al material genético detectado en uno de los dedos meñique del joven asesinado.

De todos modos, este rumor circula como una certeza, aunque la familia directa de Blas aún no se ha presentado en los tribunales, debido a problemas de salud de su madre.

QUIÉN ES BLAS CINALLI

Es el más joven del grupo de rugbiers oriundos de Zárate, ya que sólo cuenta con 20 años (tenía 18 al momento del ataque a Fernando Báez Sosa).

Al igual que Alejo Milanesi, él también mantiene un vínculo familiar con los Pertossi: María Elena Cinalli es la madre de Ciro y Luciano Pertossi y, además, hermana de la mamá de Blas; de manera que Ciro y Luciano son primos del joven, cuyo ADN estaba debajo de la uña de un dedo meñique de Fernando Báez Sosa.

Aunque parecía tener posibilidades de una pena menor, esta semana trascendieron vídeos donde se puede ver a Blas Cinalli golpeando a la víctima, amén de que ya se había encontrado material genético suyo en el cuerpo del joven de 18 años.

El jugador del Club Náutico Arsenal Zárate tomó relevancia en la causa por mensajes de WhatsApp que se encontraron dentro de su celular, donde admitía el violento ataque haciendo clara alusión a Fernando: "dos convulsionaron, a uno lo mandamos al hospital sin signos vitales".

Otro de los mensajes enviados fue determinante para incriminar aún más a uno de los principales agresores del joven estudiante de Derecho: "Amigo, flasheamos. Matamos a uno".

LAS UÑAS DE FERNANDO TENÍAN ADN DE BLAS CINALLI

Este miércoles se llevó a cabo la octava audiencia del juicio por el crimen de Fernando Báez Sosa, el joven asesinado a golpes en enero de 2020, a la salida del boliche Le Brique, en Villa Gesell.

Durante esta jornada declararon peritos que analizaron el contenido de los celulares de los rugbiers, como conversaciones de chat, búsquedas en Google y también fotos e imágenes.

Además, también se presentaron peritos genetistas, como los que les hicieron las pericias toxicológicas y quienes extrajeron muestras de la ropa de los imputados. Entre ellos, se resaltó el testimonio de César Guida, quien confirmó que el cuerpo de Fernando Báez Sosa tenía ADN de Blas Cinalli, en la uña del meñique izquierdo, y aclaró que se encontró también el de una persona más que no pudo establecer.

Asimismo, Guida explicó que analizó más de 150 ítems, y detalló que de los resultados se desprendió que varias prendas de los acusados contenían un perfil genético idéntico al de Fernando Báez Sosa, principalmente en la zapatilla de Thomsen, y también una camisa negra, un jean azul Rusty, una camisa floreada blanca, un pantalón de gabardina, un jean clásico, unas zapatillas Cyclone, unas zapatillas verde Nike, una camisa negra estampada, y un pantalón de gabardina gris. También, Guida analizó la camisa y el pantalón de Fernando.

Además, estuvieron presentes algunos policías que secuestraron objetos de los imputados.

Cabe recordar que el martes habían declarado expertos que peritaron las zapatillas de los acusados y uno de ellos señaló que la huella marcada en la cara de Fernando Báez Sosa es de Máximo Thomsen.

Hasta el momento, Thomsen aparece como el más complicado de los imputados por el homicidio de Báez Sosa. Además, de los dos peritos que confirmaron que la marca en la cara de la víctima se correspondía con su zapatilla, al menos diez testigos describieron cómo golpeó a la víctima mientras estaba en el suelo.

Te puede interesar

La más leídas

Noticias en tu e-mail