DataChaco DataChaco

Burlando se refirió a los rugbiers como "hijos de pu..."

El abogado de la familia del joven dialogó con la prensa y aseveró que, si los rugbiers se rieron en la sala de audiencia, no tenían derecho de hacerlo.

Actualidad 04 de enero de 2023 DataChaco DataChaco
Fernando Burlando
Fernando Burlando.

Este miércoles, en el marco del tercer día del juicio por el crimen de Fernando Báez Sosa, el abogado de la familia, Fernando Burlando, dialogó con la prensa y se refirió a los rugbiers como “hijos de puta”.

El letrado afirmó que si los acusados del crimen del joven se rieron de la presencia en el juicio de Pablo Ventura, citado para brindar testimonio, "entonces son unos hijos de puta".

Pablo Ventura y su padre fueron citados por el Tribunal de Dolores para declarar por el crimen de Fernando Báez Sosa, causa en el que estuvo involucrado tras haber sido apuntado falsamente por los rugbiers.

Después de estar casi una hora dentro de la sala, ambos salieron y hablaron con la prensa, donde se les preguntó si dentro del TOC 1 habían visto actitudes dudosas de los acusados.

Esto se relaciona a que muchos sostienen a que, cuando Pablo y José Ventura ingresaron a la sala para declarar, los rugbiers se rieron e hicieron movimientos extraños.

"Yo los miré dos veces, pero hasta lo que observé no levantaron la cabeza", respondió Pablo, respecto a lo que pudo haber ocurrido. El joven también señaló que al que más reconoció de los acusados es a Lucas Pertossi.

Después de dos declaraciones más, los jueces dieron cuarto intermedio y Fernando Burlando salió del Tribunal y dialogó unos minutos con los medios.

En esta oportunidad, también se lo consultó sobre la situación durante la declaración y contestó de forma contundente y enojado: "Si los acusados se rieron, son unos hijos de puta".

UNO DE LOS PATOVICAS TESTIGO: "NUNCA VI NADA IGUAL"

El jefe de seguridad del boliche "Le Brique" de Villa Gesell aseguró este miércoles, al declarar en la tercera jornada del juicio por el crimen de Fernando Báez Sosa, que los acusados actuaron con "saña" y que uno de ellos, que llevaba un rodete en el cabello, pateó "en la cabeza" a la víctima y "ahí no se levantó nunca más", pese a lo que otros agresores "le siguieron pegando".

"Nunca vi nada igual, era saña", aseguró Alejandro "Chiqui" Muñoz, con la voz entrecortada, ante el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 1 de Dolores.

Durante su testimonio en la sala de audiencias, el testigo sostuvo también que "uno con rodete", en referencia presuntamente a Matías Benicelli, "le pegó una patada en la cabeza" a Fernando "y ahí no se levantó nunca más".

Además, afirmó que cuando el joven agredido quedó tirado en el suelo, "le siguieron pegando, se turnaban".

En tanto, Muñoz confirmó que el conflicto había comenzado dentro del boliche, donde Máximo Thomsen, otro de los imputados, "se peleó con Fernando adentro" del local, y que al tratar de sujetar y expulsar al rugbier del boliche, el joven hizo "tanta fuerza" que tuvo que pedir ayuda a un compañero del equipo de seguridad, pese a sus 2.03 metros de estatura y sus 150 kilogramos.

Luego contó que, una vez afuera, "ocho o nueve" agresores fueron hacia el lugar en el que se encontraba el estudiante de derecho, "todos corriendo", y que lo golpearon "a patadas". Según precisó, cuando se retiraban del lugar del ataque, los imputados decían: "Vámonos que viene la policía".

Te puede interesar

La más leídas

Noticias en tu e-mail