Data Chaco Data Chaco

Opinión: Para no olvidar

Por Marcela Acuña (*) La película 1985 Argentina me trajo a la cabeza y al corazón muchos recuerdos de la infancia.

Opinión 18 de noviembre de 2022
marcela_Acuña
marcela_Acuña

La figura del fiscal Strassera me recordó a mi padre, abogado del medio, que defendió presos políticos lo que le costó el presidio al igual que sus defendidos. La máquina de escribir, el apego a ley y la defensa irrestricta a los derechos humanos hizo que mi padre volviera aparecer con su ejemplo ahora en una película que revivió muchas cosas. 

1985, Argentina, mis 13 años me ubican en el colegio María Auxiliadora con una lectura bastante diferente de la realidad que hoy tengo. El ingreso a Hijos, por la identidad contra el Olvido y el Silencio, conocer a Madres y Abuelas, nos fue dando la fuerza para que la memoria no sea una palabra vacía en el Chaco. Y con un grupo de seres humanos hermosos, soñadores y sobre todo valientes, cansados todos de tanta impunidad, tomamos la decisión de señalar al exponente máximo del genocidio en Chaco: el coronel José Ruiz Palacios. 

Solo fue cuestión que sintamos lo mismo y que la bronca por vivir en una sociedad anestesiada nos impulse a ir con lo que nos quedó de restos de pintura (habíamos confeccionado nuestra primer Bandera de HIJOS CHACO), y con ella fuimos a la Cámara de Diputados del Chaco, donde asumió como diputado provincial el coronel genocida.

La gente lo había votado, como también al radical José María Gutiérrez que fue, en época de la dictadura militar, intendente (interventor) de Barranqueras, civiles cómplices que aplaudían a los dictadores y ocupaban cargos mientras asesinaban, torturaban y desaparecían personas por razones políticas. 

Nuestra juventud nos dio la fuerza. Éramos cuatro: un hijo de desaparecido, una compañera nacida en cautiverio, y nosotras, las Acuña, hijas de ex detenido político durante la última dictadura militar. 

Allí íbamos. Escondimos debajo del vestido de la compañera el tarro de pintura pequeño de color rojo que no se visualizó ya que ella estaba embarazada de meses que hacían que no se note su estado lo que nos favoreció para el ingreso. 

Volanteamos explicando que ese día en ese lugar se sellaba la impunidad y que el pueblo no tenia memoria, pero nosotros sí y que no íbamos a silenciarla. 

Después de repartir, la decisión ya estaba, esperamos que salga el genocida y el compañero, único entre las tres mujeres, se acercó, ¡lo miró a los ojos y le dijo “esto es por los 30.000 compañeros!”. 

Nosotros hicimos una cadena agarrándonos de los brazos mientras la pintura caía en el traje del genocida cuyo rostro jamás olvidaré, ya que el miedo fue lo que expresó tocándose la cabeza y mirándonos. 

Una mujer gritó “¡lo balearon al coronel!”. La gente se agolpaba y salimos a correr. Nos quisieron agarrar, pero nos defendimos y tuvimos la ayuda de diputados como Belzor Miño que gritaba “¡déjenlos que se vayan. ¡No hicieron nada! Nos cubrió hasta la salida donde nos esperaban los civiles, pero salimos a correr con más fuerza hasta que nos detienen frente al Colegio Nacional. 

Lo demás no viene al caso. Habíamos hecho lo que nuestro corazón nos dictó. Fue criticado. Siempre se habla de democracia para defender a los que viven atentando contra ella. No era justo que un genocida y sus cómplices están jurando en nombre de la Patria, cuando sus manos estaban manchadas de sangre y del dolor de nuestras familias.

Lo hicimos. Fue aquí, en Chaco. Fuimos nosotros, nadie nos mandó. Hicimos lo que sentíamos y después, al llegar a mi casa, mis padres nos abrazaron y no dijeron una sola palabra. Solo mi madre nos miró y lloro un montón. Lloramos mucho pero no era de dolor, sino quizás, de la alegría, de estar tremendamente vivos todos, inclusive los que físicamente ya no estaban más en ese momento.

WhatsApp Image 2022-11-18 at 7.07.17 AM (1)

No olvidamos.

No perdonamos.

No nos reconciliamos.

Reivindicamos la lucha de los 30.000 compañeros/as. 

Los asesinos de ayer son los asesinos de hoy.

Ese fue nuestro paso en HIJOS. Una experiencia única que, al menos personalmente, dio inicio a una militancia que hasta hoy sigue y que jamás la abandonaré.

HIJOS CHACO. Para no Olvidar.

(*) Agrupación Mujeres al Frente del Movimiento Socialista Emerenciano

 

 

La data del mundial Qatar 2022 a un click 🖱

Te puede interesar

La más leídas

Noticias en tu e-mail