DataChaco DataChaco

Solidaridad de Mujeres Al Frente con Roca Sólida

Por Marcela Acuña, de Mujeres Al Frente, Movimiento Emerenciano Sena.

Reflexiones 05 de noviembre de 2022
Marcela Acuña
Marcela Acuña

Corría fines del año 80, ingresando a los 90, yo era una adolescente que iba a un colegio religioso de la ciudad de Resistencia, Chaco, llamado María Auxiliadora. Mi padre abogado del medio, siempre fue un gran lector y vivía informado, en ese momento, por los únicos medios existentes, que eran diarios gráficos y radios.

Era una constante de todos los días, recibir el diario antes de las 6 para informarse y después ir a tribunales a notificarse o hacer las correspondientes presentaciones. Mi ingreso al colegio era a primera hora, por lo cual, me despertaba temprano de lunes a viernes y lo veía a mi padre leyendo el diario. 

Había un joven, cara de niño, lleno de rulos y muy flaquito que en bicicleta venía todas las mañanas bien temprano a dejarle el diario a mi padre. Los serenos de la zona siempre lo miraban como sospechoso, ya que todo daba para estigmatizarlo como si se trataba de un posible ladrón, lo cual enfadaba a mi padre, quien apreciaba a ese chico que trabaja incluso sábados y domingos.

"Mientras otros vagan o vuelven del baile este chico reparte diarios y jamás me falla ", destacaba mi padre, que llegó a discutir con un sereno de la manzana -un policía retirado nuevo- que no lo conocía y lo frenó, bajándolo de la bicicleta de mala manera como a un delincuente. En ese momento, salió mii padre y le dijo al sereno que era su diariero, un trabajador que no debía tratarlo así. El joven estaba asustado, y mi padre enojado.

Días después, el serenos no trabajó más porque mi padre solicitó su relevo de manera inmediata. Ese era mi padre, jamás olvido esas actitudes, y justamente por tener memoria quiero recordar este hecho porque ese joven que dejaba el diario a mi padre, mucho tiempo después lo vi haciéndose cargo de un movimiento social, y me puse muy feliz, porque mi padre había visto en en él la honestidad, y la voluntad de salir adelante.

Ese joven, hoy ya hombre, se llama Juan Carlos Rolón, uno de los responsables de Roca Sólida, el mismo que hoy está siendo atacado por personas muy parecidas a ese serenos vigilante que lo trató como a un delincuente por ser pobre y vender diarios a los pudientes. 

No sé la vida de Rolón, pero sí se que hoy lo critica un malevo, que tiene las manos manchadas de sangre y la lengua muy larga, que hace que diga cualquier cosa en contra de personas que cometen el delito de organizar a los pobres y por sobre todo ser de origen pobre.

Hoy estoy en un el mismo espacio que ese joven que vendía diarios a mi papá, el destino me puso aquí, y por algo será, y ese algo es el amor, la capacidad de luchar por otra sociedad mas justa y solidaria pero por sobre todo para que la memoria no muera jamás e incentivar que muchos Juan Carlos Rolón, puedan salir adelante.

Aunque a los gorilas no les guste, todos pero todos deben tener acceso a los derechos de bienestar que siempre fue patrimonio de un sector social, una pequeña burguesía, que es la misma que hoy se molesta porque un pobre puede elevarse y llevar consigo al conjunto de sus compañeros y compañeras.

Nuestra solidaridad con el compañero de Roca Sólida y con todos los atacados por la prensa berreta que hablan sin saber y pagados por aquellos que son los patrones políticos de turno.

No importa que ideología tengas si sos pobre y te organizas sos un delincuente; esa es la verdadera razón de la estigmatización a los movimientos sociales.

Creo que si mi padre viviera tendría la misma posición de no callarse ante las injusticias, como la de atacar mediáticamente a pobres.

Fuerza Roca Sólida y a todos los compañeros y compañeras que son atacados por personas pagadas por nuestro enemigo de clase. A seguir siempre.

Hasta la Victoria.

La data del mundial Qatar 2022 a un click 🖱

La más leídas

Noticias en tu e-mail