Data Chaco Data Chaco

No confiemos en nuestra propia fuerza

Por Juan Carlos Tuyaré.

Reflexiones 22 de julio de 2022
tuyare_juancarlos
Juan Carlos Tuyaré.

Por Juan Carlos Tuyaré.

Si bien es cierto que las épocas que transcurren siempre son distintas, el pensamiento del hombre es muy parecido en todas ellas. Si bien las conductas humanas van evolucionando en la medida que avanzan los siglos, el corazón del hombre permanece en un estado de queja casi permanente. Pocas veces se conforma con lo que tiene y la predisposición a pedir más, siempre está latente.

NO SOMOS LA EXCEPCIÓN A ESA REGLA

El pueblo de Dios no fue nunca una excepción a esa regla, porque si bien existen excepciones, el grueso de sus integrantes nunca se conforma. 

Siempre recordamos que estuvieron esclavos durante 430 años en Egipto, y como tales, tenían que realizar los duros trabajos que los egipcios no querían hacer. Sin embargo, comían muy bien ya que su dieta estaba conformada por pan, carne, pescado, pepinos, melones, puerros, cebolla y ajos.

Pero clamaron a Dios porque querían ser libres, y por medio de Moisés fueron liberados de la opresión egipcia, y cruzaron el mar Rojo rumbo a la tierra prometida con lo poco que habían logrado juntar en una rápida provisión para el viaje.

COMIENZAN LAS PREOCUPACIONES

Ya en el camino, Moisés comenzó a preocuparse porque las provisiones comenzaron a faltar, y el pueblo comenzó a quejarse duramente al líder, diciendo: Hubiéramos quedado en Egipto, porque allí no faltaban los alimentos. 

Ya la esclavitud había quedado atrás porque fueron liberados, pero nuevas exigencias la suplantaron. 

Como cualquier ser humano, y a pesar de la fe que distinguía a Moisés del resto, se declaró incapacitado para satisfacer las necesidades del pueblo y estuvo a punto de claudicar. Habló con Dios y le dijo que se consideraba incapaz de solucionar esa demanda del pueblo.

DIOS NUNCA SE CRUZA DE BRAZOS

Y como Dios nunca queda de brazos cruzados, le abrió la puerta que conducía a la solución del problema. Le envió diariamente, a la mañana, una especie de lluvia del cielo, que en lugar de agua contenía el maná, conocido luego como el pan del cielo; y como si eso  fuera poco, a la tarde les envió codornices para que también coman carne; un ave pequeña y regordeta, con alas largas que le permite volar largas distancias, es nómade y que puede volar incluso entre continentes.

DIOS ES EL MISMO AYER, HOY Y SIEMPRE

En medio de las  situaciones  límites que estás atravesando, el mismo Dios que alimentó con pan y carne a aquel pueblo en el desierto, te dará también la salida. El hace salir el sol sobre buenos y malos, con más razón cuidará de quienes le depositen su confianza.

La fe en Jesús cumple un rol principal en las situaciones límites. La descripción bíblica sobre la fe es definida como “la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que nos se ve”.

No importa la situación que estés pasando, solo permítele a Dios que te abra la puerta como se la abrió a Moisés para que alimente al pueblo. Él lo hará. Solo confía. 

 

 

La más leídas

Noticias en tu e-mail