datachaco.com ->

Data Chaco Data Chaco

El aro, la pelota y la cancha

Por Mónica Persoglia

Reflexiones 16 de junio de 2022
persoglia_monica
persoglia monica

Desde chico respondía al deporte que se lo pusiera, su madre advirtió que Mauricio era un niño con mucha energía, no muy grande, delgado pero con brazos y piernitas musculosas. Participó en yudo, en futbol, y básquet, este deporte lo apasionó, ya desde temprano antes del horario de los mini, él ya quería estar estar en el club, tendría nueve años aproximadamente.

El club era su segunda casa, el lugar más seguro y entretenido para estar mientras su mamá trabajaba.
Fue su escuela de valores, durante el tiempo que se entrenó, hasta grande, aprendió a respetar normas de su entrenador, acostumbrarse a la convivencia aún con los jugadores competidores, la disciplina del entrenamiento, y por sobre todas las cosas, saber perder y ganar. Y porque no aceptar las sanciones.

Esto fue determinante en su conducta y hábitos. Allí se formó, el deporte forma valores.
Nunca abandonó jugar, aunque cuando entre en la universidad, tuvo que restar hora sal entrenamiento. Eligio una carrera acorde con el movimiento kinesiología.

Su constancia y disciplina le permitió recibirse a los 23 años. Luego de hacer su Residencia en BsAs, volvió lleno de proyectos e ilusiones ,allá tendría quizás más oportunidades, y hasta podría ayudara mamá. Entonces casi temeroso le dijo a su madre me gustaría volver a Buenos Aires, qué opinas?

- A  lo que ella respondió si existe la posibilidad, aplica y asi fue en la facultad había un cartel ofrecía una pasantía en el mismo hospital que había estado.

Llego el momento, ya a solas con su madre le dijo y pero vos mamá te quedarás sola y serenamente respondió tu vida recién comienza, la mia sigue anda.

Pasaron los años, y aún 25 años después sigue yendo a la cancha, tirando al aro, y picando la pelota.

La más leídas

Noticias en tu e-mail