Data Chaco Data Chaco

Sacudió contra el sillón al bebé que iba a adoptar y lo mató

El hecho ocurrió en Reino Unido. "Sólo quería que dejara de llorar. Perdí la cabeza", dijo en el juicio la acusada, una mujer de 38 años.

Mundo 11 de mayo de 2022
reinounido_bebe_asesinado

Una pareja británica fue acusada de la muerte de un bebé de un año que estaban tratando de adoptar solo unos meses después de que las autoridades lo pusieran bajo su cuidado.

Laura Castle, de 38 años, fue acusada de asesinato, mientras que su esposo Scott Castle, de 34, fue acusado de causar o permitir la muerte de una persona, luego de que Leiland-James Corkill fuera trasladado de urgencia al hospital con una herida grave en la cabeza en enero de 2021 y muriera al día siguiente.

En un primer momento, Laura contó que el bebé se había caído accidentalmente de un sofá en su casa en Barrow-in-Furness, Cumbria. Pero los médicos que trataron al niño en el hospital encontraron lesiones catastróficas en la cabeza que no coincidían con su relato y alertaron a la policía, que inició una investigación por asesinato.

Castle, sin embargo, siguió manteniendo que la muerte de Leiland-James fue un trágico accidente durante más de un año, hasta que la semana pasada admitió su homicidio involuntario en la víspera de su juicio en el Tribunal de la Corona de Preston, indicó el diario The Sun.

Leiland había sido dado en adopción con 48 horas de vida y fue confiado al matrimonio en agosto de 2020. En el tribunal, la mujer contó lo difícil que fueron los primeros días con el bebé y los jueces vieron mensajes de texto en la que la mujer se refería al chiquito como una “mierda gorda”, entre otros insultos.

Al dar testimonio el martes, Castle le dijo al jurado que Leiland-James estaba “gritando” después del desayuno el fatídico 6 de enero de 2021. Entonces lo agarró y lo sacudió con fuerza.

“Sacudí a mi hermoso niño. Solo quería que dejara de llorar”, dijo Laura a su abogado antes de reconocer que lo hizo “con mucha fuerza”.

Entonces explicó que Leiland-James se golpeó la cabeza con el apoyabrazos del sofá y cayó de rodillas al suelo.

“Simplemente no podía soportar el llanto”, dijo. “Luego me di cuenta de lo que había sucedido y pensé que estaba sin aliento. “Lo levanté y sus manos estaban rígidas, luego se aflojaron. Estaba como jadeando y pensé que estaba sin aliento”. Entonces llamó a una ambulancia.

Al ser consultada sobre sus intenciones en el momento en que sacudió a su hijo, la mujer dijo que ese día “simplemente perdió la cabeza”. También contó que luego le mintió a su pareja y a los médicos porque “entró en pánico”. “Estaba aterrorizado por las consecuencias de mis acciones y avergonzada”, declaró.

Laura Castle se declaró inocente de asesinato y crueldad infantil. Scott Castle también negó los cargos en su contra. El juicio sigue en los tribunales británicos.

Te puede interesar

La más leídas

Noticias en tu e-mail