Data Chaco Data Chaco

Un paciente británico tuvo Covid-19 durante un año y medio

Es la infección más prolongada que se registró. Especialistas subrayaron la importancia de proteger del coronavirus a las personas vulnerables.

Salud 23 de abril de 2022
coronavirus_mundo
Un paciente británico tuvo Covid-19 durante un año y medio.

Un paciente con un sistema inmunológico severamente debilitado luchó contra el Covid-19 durante 18 meses, tiempo durante el cual fue infectado por 10 mutaciones del virus, incluido la variante Ómicron. Finalmente, la persona murió 505 días después de ser diagnosticado por primera vez con el virus, en 2020.

No hay manera de saber con certeza si se trató de la infección de coronavirus más larga porque no todas las personas se hacen pruebas diagnósticas, especialmente de manera regular como en este caso.

Pero con 505 días, “sin duda parece ser la infección registrada más prolongada”, reconoce el doctor Luke Blagdon Snell, experto en enfermedades infecciosas del Guy’s & St. Thomas’ NHS Foundation Trust.

Los médicos, del King’s College de Londres y del Nhs Foundation Trust de Guy y St Thomas, dicen que un análisis de laboratorio detallado reveló que se trataba de la misma infección persistente, en lugar de episodios repetidos.

Casos de referencia del coronavirus

Este fin de semana, el equipo del doctor Snell planea presentar varios ejemplos de casos persistentes de Covid-19 en una reunión de enfermedades infecciosas en Portugal.

Su equipo investigó la evolución de las mutaciones y si las variantes evolucionan en personas con infecciones superlargas. Nueve pacientes, cuyas identidades no fueron reveladas, formaron parte del estudio. Cada uno dio positivo por coronavirus durante al menos ocho semanas.

Todos estos pacientes tenían sistemas inmunitarios debilitados debido a enfermedades como el VIH o el cáncer, o se habían sometido a trasplantes de órganos. Las pruebas mostraron que las infecciones persistieron, en promedio, durante 73 días.

De estos nueve pacientes, cuatro murieron. Entre los cinco restantes, dos se recuperaron de COVID-19 sin ningún tratamiento, mientras que otros dos requirieron tratamiento para combatir el virus. El noveno paciente, sin embargo, sigue infectado y lleva 412 días luchando contra la enfermedad.

“En covid largo, generalmente se asume que el virus se ha eliminado de su cuerpo, pero los síntomas persisten”, afirma Snell, y agregó: “Con la infección persistente, representa una replicación continua y activa”.

En cada prueba que los investigadores hicieron a los pacientes, analizaron el código genético del virus para tener la certeza de que se trataba de la misma cepa y que las personas no tuvieron COVID-19 más de una vez. De todas formas, la secuenciación genética mostró que el virus cambiaba con el tiempo, mutando conforme se adaptaba.

Las mutaciones fueron similares a las que después se presentaron en las variantes generalizadas, dijo Snell, aunque en ninguno de los pacientes se generaron nuevas mutaciones que se convirtieran en variantes de preocupación. Tampoco hay evidencia de que hayan propagado el virus a otros.

Te puede interesar

La más leídas

Noticias en tu e-mail