Data Chaco Data Chaco

El miedo y el valor de enfrentarlo para vivir con alguna esperanza

Por José Martín Sánchez Dansey (*)

Reflexiones 18 de noviembre de 2021
sanchez_dansey
José Martín Sánchez Dansey

El fantasma del miedo es uno de los sentimientos más perjudiciales y primitivos que ha estado siempre presente en todos los seres humanos. El miedo paraliza, no nos deja razonar, nos entrega de cuerpo y alma frente a los hechos o actos de cualquier naturaleza siempre que estos nos mortifiquen. Por algo el Creador nos ha dotado de raciocinio que es la cualidad que nos permite, en la mayor parte de los casos, poder enfrentar y superar al miedo. Nelson Mandela, en su legado de lucha nos tiene dicho: “Aprendí que el coraje no era la ausencia de miedo, sino el triunfo sobre él. El valiente no es el que no siente miedo, sino el que vence ese terror”.

Cuando el miedo nos es infundido por otro ser humano sobre la base de hipotéticos hechos –que casi nunca llegan a producirse–,  es cuando realizamos cosas impensadas las cuales en otras circunstancias ni siquiera le  hubiésemos prestado atención. Es por ese miedo impuesto que muchas veces preferimos callar cediéndole el paso a quienes pretenden atemorizarnos o someternos a su propia voluntad para hacer de nosotros mansos animales,  simples cosas o verdaderos incapaces. Esta terrible “enfermedad” se ve agravada cada vez que decidimos hacer del silencio o la adulación un verdadero culto para no incomodar o quedar bien con quienes pretenden vivir a costa de nuestro miedo. Para poder vencer tan terrible situación es preciso saber –antes de enfrentar a aquellos que gustan servirse del terror ajeno– que los verdaderos y únicos débiles son ellos. Y nadie más.  

El fundamento de esta afirmación se presenta claro como la luz del sol, con  un solo ejemplo: La forma en que se animaron a enfrentar dicho miedo los millones de ciudadanos a todo  lo ancho y largo del  país. Pero de todas estas personas las que más me asombraron son los miles y miles de conciudadanos quienes a pesar de estar viviendo en la más absoluta pobreza igualmente  eligieron otra salida en la última elección.

Estas personas, en su mayoría con familias enteras a cargo, presas de la codicia de otros, sin contar con lo más básico para poder sobrevivir dignamente (educación, salud, trabajo, etc.) son los que contribuyeron a dar vuelta la taba a pesar de las presiones, dádivas y engaños provenientes de  los más diversos costados del arco político, social, laboral, sindical, etc.. Cabría aquí preguntarnos entonces: ¿Por qué esta  reacción tan llamativa de los otrora  pobres miedosos?.

Sencillamente porque todos y cada uno de ellos supieron comprender que con la ayuda de un arma sin potencia de fuego pero igualmente poderosa: el VOTO, era el mejor medio  para superar el  temor y constante dolor de tanto tiempo. La prueba está al canto. ¿Qué harán ahora los generadores del miedo;  los únicos valientes e intocables señores del mal  frente al resultado concreto de la última elección, si hasta los más humildes, los más necesitados, descubrieron que siempre existe una opción esperanzadora? Sencillamente NADA!!. Y qué harán los que hasta ayer vivieron del terror, la angustia y la desesperanza de los que nada tienen, para volverlos a encarrilar sobre las vías que abandonaron?. Sencillamente NADA!!.

A estos señores de la mentira y el abuso descarado, solo les cabe comprender que el pueblo es quien manda y no ellos ya que si bien por naturaleza no todos somos iguales sí lo somos ante la ley!

(*) Abogado egresado de la UNNE con 51 años de ejercicio activo en la profesión. DNI N° 7.915.346    

La más leídas

Noticias en tu e-mail