Data Chaco Data Chaco

Grabaron a una mujer mientras golpeaba brutalmente a una abuela de 100 años

Ocurrió en Bariloche. La cuidadora continúa en libertad a pesar de las pruebas que la acusan.

Nacionales 25 de octubre de 2021
tortura_abuela

La familia de Zulma Serón, de 100 años, comenzó a sospechar que su cuidadora la golpeaba cuando tiempo atrás, Micaela, su nieta, se acercó a darle un beso y la mujer se cubrió el rostro con sus manos, en clara actitud defensiva. Por lo que decidieron instalar cámaras dentro de la casa ubicada en Bariloche y, descubrieron los violentos malos tratos que recibía la anciana, en su ausencia.

 "La abuela está con miedo. Sintió que le iba a pegar", le comentó Micaela a su madre, Viviana. Y, si bien, le hicieron algunas preguntas a la mujer para comprobar cómo se sentía, no fue capaz de responder, porque presenta una leve demencia senil, pero al revisarla encontraron varios hematomas en sus brazos y una grave herida en su pierna.

Horas después, instalaron cámaras en lugares escondidos de la casa y desde el celular comprobaron lo peor al ver a la cuidadora de Zulma, pateándole varias veces en sus piernas y hasta quedó grabado cómo le tiraba alcohol en sus ojos.

"Las agresiones quedaron grabadas. Apenas las vimos no le dijimos nada a la cuidadora, sólo que se fuera inmediatamente de la casa, que esa noche la íbamos a cuidar nosotros a mi madre. Al otro día hicimos la denuncia y esta mujer, que había descubierto las cámaras y las tapó con cinta adhesiva, se debe haber imaginado lo que pasaba y solita renunció. No pidió perdón y se negó a declarar cuando la llamó la Justicia", dice a Clarín Gerardo, hijo de Zulma.

Por su parte, Samantha quien considera a Zulma, como su abuela del corazón, la mujer fue muy activa, alegre e incluso siguió esquiando hasta pasados los 90 años. “Pero empezó a perder la vista y por eso hubo que contratar a alguien para que la cuide las 24 horas”, señaló en diálogo con TN. 

Según fuentes policiales, la cuidadora fue identificada como María Laura Chodilef, de 51 años, quien comenzó a trabajar en la casa de Zulma a principios de marzo de este año y está imputada por el delito de "lesiones leves agravadas por alevosía". Un delito excarcelable, por lo que está libre. No estuvo ni un minuto detenida.

Te puede interesar

La más leídas

Noticias en tu e-mail