Data Chaco Data Chaco

La beba argentina que quedó huérfana en España por el crimen de su mamá vuelve al país con sus tíos

“Al principio estaba muy tímida, pero ahora la relación es super especial”, dijeron los tíos de la niña.

Nacionales 24 de octubre de 2021
Matias-Ezequiel-Orihuela

Los hermanos de Antonella Orihuela, la joven argentina asesinada en Barcelona por su marido, que luego se suicidó, están en España. Pasaron casi dos meses, tiempos burocráticos, marchas y colecta de dinero mediante, para que pudieran viajar y finalmente se reencontraran con su sobrina de dos años que quedó huérfana desde el femicidio de su mamá.

Esta semana regresarán a la Argentina los tres. “Gracias a Dios pudimos viajar los dos”, expresó a TN Ezequiel, uno de los hermanos.

Tras enfrentar cara a cara la tragedia, en medio del desconsuelo y el desconcierto, la familia de Antonella movió cielo y tierra para poder estar cerca de la beba. Ahora, todo parece encaminarse hacia un nuevo comienzo.

En los últimos días Matías y Ezequiel Orihuela llevaron adelante una revinculación articulada por el instituto a cargo de la Dirección General de Atención a la Infancia y Adolescencia (DGAIA) de la Generalitat, en donde tuvieron hasta ahora en guarda a la beba, cuyo nombre no se difunde para preservar la identidad.

“Al conocer el caso se contactaron con nosotros desde la Defensoría de la victima de Madrid y nos comentaron que tenían un programa en el que becan a los menores de edad que quedan huérfanos por ser víctimas de femicidio”, relató Ezequiel a TN desde España.

“Si bien en nuestro caso se complicaba porque mi hermana era argentina y no tenía ciudadanía española, quisieron igualmente ser parte y nos ayudaron con los pasajes”, explicó.

“Llegamos el domingo 26 de septiembre al mediodía a Barcelona y la otra semana fuimos a Amposta, provincia de Catalunya, a dos horas de acá en auto”, detalló el joven de 28 años.

El caso de Antonella conmocionó a las comunidades de ambos países, al punto de que en los dos países se llevaron adelante manifestaciones espontáneas y un pedido de Justicia dirigido plenamente a la familia y a la pequeña que no llegaba a los dos años cuando vio cómo el papá mataba a su mamá y luego se suicidaba.

La beba quedó sola a más de 10 mil kilómetros de los seres queridos de Antonella, que viven en Longchamps, partido de Almirante Brown, provincia de Buenos Aires.

Desde entonces quedó a cargo de la DGAIA de la Generalitat, desde donde mantuvieron contacto con los familiares en la Argentina. Se mantuvieron en línea permanente con la psicóloga que lleva el caso en el instituto y comenzó la lucha para encontrarse y traerla al país.

Te puede interesar

La más leídas

Noticias en tu e-mail