Data Chaco Data Chaco

Lo rotularon gobierno místico

Por Mónica Persoglia.

Reflexiones 30 de septiembre de 2021
Mónica_Persoglia

Por Mónica Persoglia.

En un discurso, un ministro dentro de sus frases dijo  “Que Dios nos ayude”.

Quedó a la luz que el Gobierno se siente débil; que necesita de una ayuda extra.

Es posible que ese ministro crea en Dios, pero no le pidió, sólo dijo que ojalá Él lo ayude.

Es sentir que ojalá tenga alguien compasión de la situación y lo puedan ayudar a “remar”, y ese alguien puede ser el FMI.

Para el que cree, sabe que Dios puede ayudar si las cosas se hacen bien y cambian lo que no está bien: “Que todo valle sea alzado, lo torcido se enderece y lo áspero se allane”.

No es un misterio que si se corrigen los errores, todo irá mejor.

Expresaron al borde de la desesperación: “Esperamos una mano de Dios”.

A veces la desesperación se confunde con la fe. En los que creen y en los que no creen.

El libro sagrado dice “No se preocupen, pero ocúpense”. Es decir que el cristiano sabe que tiene el respaldo de Dios, pero que también es responsable.

El hombre es dueño de tomar las decisiones: para el cristiano tiene libre albedrio. Para el no creyente tiene su conciencia para saber lo que es correcto o incorrecto.

Es cierto que muchas cosas o instituciones están mal administradas, pero no en todo hubo errores; hubo obstáculos. Algunas  sortearon las dificultades y la pandemia y pueden mostrarse como ejemplo: el IPRODICH, su atención, el cuidado de su edificio, el cumplimiento en su servicio, es digno de destacar. Se ocuparon.

Para los cristianos no existe la suerte o el azar, sino la bendición, la gracia, que significa regalo.

Para el no creyente es una cuestión de causa y efecto. La lógica lo comprueba.

Existe la tolerancia, la paciencia, la esperanza.

Hay mensajes de esperanza, hay voluntad de cambio. Hay un trecho por recorrer. No pongamos obstáculos que impidan avanzar.

El gobierno no es místico. No se sabe cuánto de  creyente aunque juren sobre una biblia que nunca leyeron.

Pero las iglesias están pidiendo que Dios ilumine sus caminos. Si lo permiten ahora que hablan de Dios, a Dios, Él les dice: “No teman, yo los ayudaré con mi mano derecha”.

La más leídas

Noticias en tu e-mail