Data Chaco Data Chaco

Molino Cañuelas se presentó en concurso de acreedores, con una deuda de US$ 1.300 millones

La empresa es el principal productor de harina de la Argentina, y ofrece desde las clásicas galletitas 9 de Oro, hasta aceites, alfajores y premezclas.

Economía 02 de septiembre de 2021
9deoro

Este jueves, la importante empresa de alimentos, Molino Cañuelas, que tiene 80 años de trayectoria, se presentó en concurso de acreedores con el fin de "proteger los activos", tras no llegar a un acuerdo con una minoría de entidades financieras.

Según explicó la firma en un comunicado, la decisión apunta a “proteger los activos, los puestos de trabajo directos e indirectos de la empresa y los intereses de los propios acreedores, manteniendo su estructura productiva y asegurando su continuidad operativa en todas sus plantas y establecimientos industriales y comerciales”.

La decisión fue tomada debido a "las acciones judiciales promovidas por una minoría de entidades financieras forzaron a la empresa a solicitar, conjuntamente con la firma Compañía Argentina de Granos S.A. (CAGSA), la apertura de su concurso preventivo de acreedores".

De todas maneras, en el comunicado de la empresa, que es la principal proveedora de harina en Argentina, explicaron que su fábrica “se encuentra operando con normalidad en todas sus plantas y continuará haciéndolo durante este proceso (judicial), incluso siguiendo con su plan de lanzamientos de nuevos productos, al mismo tiempo que sigue siendo optimista y espera llegar a una negociación definitiva en el corto plazo” para reperfilar su deuda.

Entre los principales acreedores de Molino Cañuelas aparecen, por el lado de los bancos locales, el Banco Galicia; Banco Nación; HSBC; Santander Río; Banco Provincia de Buenos Aires, y BBVA Banco Francés. La firma adeuda también a la Corporación Financiera Internacional (CFI) y al Banco Mundial, que financiaron parte de su proceso de expansión.

Molino Cañuelas tendría una deuda que supera los US$ 1.300 millones y las principales hipótesis del mercado apuntan a HSBC, Galicia e Itaú como las entidades financieras que no habrían querido acordar en los términos planteados por la empresa.

La negociación para saldar esa deuda comenzó hace tres años, luego de un intento frustrado, por lo que para renegociar los pagos, se conformó un comité de acreedores, con el que se alcanzó un acuerdo hace dos años atrás.

“Sin embargo, la nueva turbulencia financiera registrada en el país en agosto de ese año, y la abrupta devaluación de la moneda local, sumado a la crisis mundial por el COVID-19 en 2020 y las dificultades propias que esto generó en la Argentina provocaron un nuevo e inevitable cambio de escenario para todos los participantes de la reestructuración”, añadió la compañía.

En ese contexto, “algunos bancos decidieron suspender su participación en dicho Comité, alejando la posibilidad de obtener un acuerdo definitivo. Se continuó trabajando durante todo el 2020 y parte del corriente año, en pos de lograr ese acuerdo consensuado, que, lamentablemente quedó frustrado por el efecto de medidas judiciales individuales”, remarcó en el comunicado.

Te puede interesar

La más leídas

Noticias en tu e-mail