Datachaco Datachaco

“Bienvenido, señor presidente, a la capital nacional de la pobreza”

Por Carim Peche.

Opinión 20 de julio de 2021
CARIM PECHE

En razón de la visita del Presidente de la Nación, Alberto Fernández al Chaco, el titular del bloque de diputados de la UCR, Carim Peche, hizo pública una carta dirigida al primer mandatario nacional.

"Señor Presidente:

                             Si bien la inauguración del último tramo de la Ruta 7 es una buena noticia para los chaqueños, nos deja un sabor amargo saber que esta obra forma parte de la mega causa judicial por corrupción conocida como la “Ruta del dinero K”, sobre asociación ilícita, defraudación, abuso de autoridad e incumplimiento de deberes de funcionario público y que denunciáramos ante el Juzgado Federal N°10 del Juez Julián Ercolini, ampliando la causa 15734/2008.

                              La obra fue adjudicada a “Sucesores de Adelmo Biancalani”, la constructora chaqueña adquirida por Lázaro Báez, se pagaron más de $200 millones y debía finalizare en 2014. No se concretó, motivo que ocasionó la caída de la licitación y su judicialización. Entiendo entonces, señor presidente, que lo que hoy usted nos invita a celebrar es el hecho de que los chaqueños hayamos pagado dos veces por una misma obra, la corrupción misma. 

                             Aprovechando su llegada al Chaco, quiero decirle también, señor presidente, que miles de chaqueños la están pasando muy mal, como consecuencia de lo que considero un pésimo manejo de la pandemia Covid-19, sumado a un sinfín de políticas equivocadas.                              

                              No había que elegir entre salud o economía. No había que elegir entre 100.000 muertos o 10% más de pobres. Se debía contemplar ambos aspectos en forma conjunta, para lo cual era absolutamente necesario dejar de lado ideologías y convocar a quienes pudiesen aportar desde su experiencia. La crisis así lo exigía. 

                              La salida no era aislarnos y restringir indefinidamente el funcionamiento de industrias, comercios, bares, restaurantes, pymes y demás actividades del sector privado a cambio de una asistencia que no llegó en tiempo y forma a la gran mayoría de los ciudadanos que  trabajan y generan empleo, ya que solo contribuyó a que seamos el conglomerado con más pobres e indigentes del país. 

                             Tampoco fue acertado cerrar las escuelas, se ha puesto en riesgo la  salud física y mental, el desarrollo, la seguridad y el bienestar de las niñas, niños y jóvenes, particularmente los provenientes de hogares en situación de vulnerabilidad social. Y, porque como ocurre en provincias empobrecidas como el Chaco, son el lugar donde reciben el único plato de comida o la única taza de leche del día. 

                              No había que vacunar primero a  los funcionarios y sus familias, amigos del poder o a los jóvenes militantes de su partido político. Si esas vacunas hubiesen llegado a tiempo a quienes les correspondía,  tal vez hubiese sido distinto para muchos de ellos. 

                              Nos quedamos en casa porque confiamos en que serviría para dar tiempo a adecuar y refuncionalizar el sistema de salud pública.  En el año 2020, el Gobierno nacional giró a la provincia $2500 millones para atender la demanda propia de la crisis sanitaria, a lo que se suman $5000 millones previstos para este año. Nuestros hospitales en el interior continúan sin equipamiento, sin  insumos, sin terapias intensivas, con déficit de profesionales, y el personal sanitario, que hoy cumple exactamente 480 días al frente de la pandemia, sigue en situación de precarización laboral con salarios por debajo de la línea de pobreza.  

                                Tampoco se utilizó el tiempo y los recursos para adecuar el sistema educativo. En 2020 el 30% de los alumnos chaqueños no pudo cursar en forma virtual, porque no tienen acceso a conectividad. En este contexto de crisis, el Gobierno provincial anunció que destinaría $1400 millones al sostenimiento de las partidas para comedores escolares, sin embargo algunos establecimientos no los reciben hace un mes, otros han comenzado a acceder a las partidas correspondientes a diciembre de 2020 hay establecimientos que no los han recibido ni una sola vez.

                                Y a los docentes, que debieron llevar el aula a sus casas y hacerse cargo de la nueva modalidad, se les adeuda la actualización salarial 2020 prevista en la clausula gatillo y el aumento ofrecido para este 2021 los mantiene bajo la línea de pobreza.

                                Como verá señor presidente, en el Chaco no hay nada que celebrar, ni siquiera lo que hoy lo convoca. Gracias por su atención y ¡bienvenido a la capital nacional de la pobreza!".

 

                                                                        

Te puede interesar

La más leídas

Noticias en tu e-mail