Datachaco Datachaco

“Suspendí las clases presenciales porque aumentó un 200% el contagio de menores de 19 años”

Así lo afirmó el presidente, en un acto en Santa Fe, y coincidió con Pepe Mujica en que la Argentina está "enferma de odio".

Política 23 de abril de 2021
albertofernandez_perotti
Alberto Fernández, junto al gobernador Perotti, en Rosario.

El presidente Alberto Fernández volvió a referirse este viernes a su decisión de suspender las clases presenciales en el Área Metropolitana, a través de un decreto de necesidad y urgencia que provocó una fuerte polémica con el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, que derivó en una causa judicial en la Corte Suprema, en medio de la segunda ola de la pandemia de coronavirus en la Argentina.

Al encabezar una reunión del gabinete federal en la ciudad santafesina de Rosario, el jefe de Estado afirmó: “Cuando tomé la decisión de que no sigamos con las clases presenciales, fue producto de haber visto que en los últimos 20 o 30 días habían crecido los contagios de menores de 19 años por encima del 200 por ciento”. 

“¿Y me hago el distraído? ¿Miro las encuestas? ¿Qué hago? Llamo a los que saben, y los que saben me dicen que cuando ponemos en funcionamiento el sistema educativo, la circulación crece un 30% más y esa circulación lleva el virus encima y multiplica los contagios”, continuó.

Durante un discurso que finalizó con el Presidente cantando “Sólo se trata de vivir”, de Litto Nebbia -un rosarino-, pidió: “Este es un tema muy difícil, debemos cuidarnos mucho por más que nos pese después de un año; el virus no se fue, el virus vuelve con más virulencia y nosotros tenemos la capacidad de la experiencia, que nos dice que todo empezó en la Ciudad, se extendió al AMBA y empezó a irradiar al resto del país”.

En otra parte de un extenso acto que incluyó discursos del gobernador Omar Perotti y de los ministros Eduardo “Wado” de Pedro y Santiago Cafiero, Fernández retomó las palabras del ex presidente de Uruguay José “Pepe” Mujica sobre el impacto de la “grieta” en la sociedad.

“Dijo algo que me duele, pero es verdad. Hay una parte de la Argentina que está enferma de odio y el odio no ayuda a nada. El odio nos frena, el odio nos lleva a festejar la derrota del otro, no el triunfo de uno. Y eso no sirve para nada en este momento en el que estamos viviendo un tiempo en el que tenemos que golpear puertas para buscar vacunas”, sintetizó.

Te puede interesar

La más leídas

Noticias en tu e-mail