Datachaco Datachaco

Matías Martínez, el asesino de Úrsula Bahillo, es juzgado por la denuncia de otra mujer

En esta causa, el policía está acusado de los delitos de "lesiones y amenazas agravadas", contra Belén Miranda, quien lo denunció en 2017.

País 18 de febrero de 2021
matias femicida ursula
matias femicida ursula

Este jueves al mediodía, el policía de la bonaerense, Matías Ezequiel Martínez, quien se encuentra detenido por el femicidio de Úrsula Bahillo, es juzgado por una denuncia de violencia de género que fue radicada en su contra, por una de sus exparejas.

El juicio inició a las 12:30 de forma presencial, en el Juzgado en lo Correccional 1 de Junín, a cargo de Héctor Alberto Barbera, donde Martínez será defendido por un abogado particular.

En esta causa, el policía está acusado de los delitos de "lesiones y amenazas agravadas", contra Belén Miranda, quien lo denunció en 2017.

Miranda contó que Bahillo, sabiendo que lo había denunciado, se contactó con ella días antes de que fuera asesinada por Martínez, y charlaron durante una hora. "En ese tiempo le llegaron como 100 mensajes de él, preguntándole qué hacía conmigo, diciéndole que la iba a matar, ella tenía todas las pruebas", dijo Belén y recordó que antes de despedirse, Úrsula le dijo: "Si me pasa algo, ya sabés quién me mató".

La expareja de Martínez, lo denunció años atrás, por amenazas y lesiones, ya que según contó, Martínez llegó un mediodía a buscar su almuerzo y cuando se dio cuenta que uno de los hijos de Belén se había orinado en la cama, empezó a gritar, a lo que la joven le contestó que si no le gustaba que se fuera.

Según Miranda, la respuesta de Martínez fue agarrarla del cuello y tirarla contra una pared y luego contra la cama, y una vez que ella estaba en el suelo, sacó su arma reglamentaria y la amenazó con matarla o con suicidarse, mientras simulaba con la pistola.

El violento ataque se dio frente a los hijos de Miranda, con quienes logró escapar del lugar y se escondió en la casa de su hermano, hasta que Martínez se fue.

"No sé cómo hice para escaparme de ahí pero me metí en la casa de mi hermano, y uno de mis nenes me dijo que nos escondiéramos en el baño, porque si nos veía nos iba a matar. Fueron segundos, esperé y él se fue como si nada hubiera pasado, cuando llegué a hacer la denuncia, él me estaba denunciando a mí", aseguró, y luego contó que sus compañeros policías lo metieron en un calabozo para "resguardarlo" porque su familia había salido a buscarlo.

Te puede interesar

La más leídas

Noticias en tu e-mail