Datachaco Datachaco

Habló la joven venezolana violada al acudir a una audiencia laboral

Dijo que siente “tristeza en todo momento” y cuestionó que el agresor Irineo Humberto Garzón Martínez esté en libertad.

Nacionales 31 de enero de 2021
victima-violacion
Habló la joven venezolana violada por su jefe.

La joven venezolana drogada y violada por su jefe en un local de ropa en Balvanera dijo estar agradecida con Dios por no acordarse de “nada”, ya que “no hubiera soportado” recordar lo que vivió. En la primera entrevista que brindó tras el hecho, expresó que siente mucha tristeza y cuestionó que el agresor permanezca en libertad mientras ella está “sufriendo mucho”.

Además, aseguró que tiene fe de que, a raíz de su caso, otras mujeres se animen a denunciar al hombre.

La víctima, de 18 años, denunció haber sido drogada y violada el sábado pasado por su jefe Irineo Humberto Garzón Martínez (o “Santiago Garzón”, como se hacía llamar en Facebook), en su primer día de trabajo en un local de ropa de uniformes médicos ubicado en la calle Pasteur al 600. En una entrevista con la señal televisiva internacional TVV, contó que le pareció “extraño” cuando vio que el hombre “le pasó el candado a las persianas” y “cerró todo con llave”.

“Inmediatamente le mandé un mensaje a mi mamá diciéndole que tenía miedo porque estaba cerrando todo”, indicó la joven. Contó que después Garzón Martínez le ofreció “vodka”, a lo que se negó porque “no tomaba de más” y le dijo que solo “iba a beber agua”. Tras atender a unas personas que habían ingresado al local, regresó al mostrador y se encontró con que ya tenía un vaso de agua servido.

Aseguró que estaba “tan metida” en hacer bien las cosas para quedar en el trabajo que no se percató de que el agresor ya le había servido un vaso con agua. Inmediatamente después de beberlo, sintió que se le “dormían las manos”, por lo que marcó “la última llamada” desde su celular al de su hermana.

 “Cuando contestó solo vi que la llamada estaba corriendo, pero ya no le podía hablar. No le pude decir absolutamente nada porque sentí que me dormí”, contó. Después, se sintió “mareada” y “dormida” y vio cómo el hombre le “estaba poniendo el pantalón”. Dijo que imagina que posteriormente volvió a dormirse porque cuando despertó nuevamente “estaba con una policía”.

“La tristeza la tengo siempre, en todo momento”, reflexionó. “Solo digo ‘Dios mío, gracias que no me acuerdo nada’. No hubiera soportado recordar algo’”, manifestó. También expresó su desacuerdo respecto a la decisión de la jueza Karina Mariana Zucconi de dejar en libertad al abusador y dijo que está “sufriendo mucho”. “Tengo muchísima fe de que le voy a dar fuerza a otras chicas para que den la cara y digan y denuncien al igual que lo hice yo y mi mamá”, concluyó la joven venezolana.

En un primer momento, Zucconi había imputado a Garzón Martínez por el delito de “abuso sexual simple”. Sin embargo, después recaratuló la causa como “abuso sexual agravado con acceso carnal”, que contempla una pena de entre 6 y 15 años de cárcel.

A pesar del agravamiento de la imputación, por el momento el acusado continuará el proceso en libertad. La jueza le impuso la prohibición de “tomar contacto por todos los medios con la víctima”, como así también salir del país. Además, fijó un embargo sobre los bienes del imputado hasta cubrir la suma de 90.000 pesos.

Te puede interesar

La más leídas

Noticias en tu e-mail