Datachaco Datachaco

"Tuvo un accidente de tránsito, pero no salió a robar ni a matar", afirmó el padre del detenido

El hombre defendió a su hijo, quien atropelló y mató a un nene de 4 años.

Nacionales 27 de diciembre de 2020
ricardo_papadopulos
ricardo_papadopulos

Rubén Ariel Papadopulos habló por primera vez de la detención de su hijo Ricardo, quien atropelló a una mujer y a su hijo de 4 años, que murió tras sufrir graves lesiones. Por su parte, el padre del joven de 21 años, lo defendió y aseguró: "Jamás voy a decir que mi hijo tiene que ir preso".

Al llegar a la Comisaría ubicada en el barrio de Palermo, donde se encuentra alojado el joven que se entregó recién este viernes 25, el hombre insistió en que Ricardo Papadopulos "tuvo un accidente de tránsito, pero no salió a robar ni a matar a nadie, ni es un delincuente".

Aunque reconoció "estamos de acuerdo en que no podía manejar", expresó el padre del joven, quien argumentó: "Es un chico que tiene 21 años y no piensa como usted, que debe tener más edad, o como yo. Usted sabe que los chicos de hoy hacen cosas peores que conducir sin registro", sostuvo.

Sobre el pasado jueves, 17 de diciembre, cuando ocurrió el accidente, Papadopulos contó: "Tuve un llamado de mi hijo, diciéndome: 'Papá, tuve un accidente, estoy muy asustado, estoy shockeado'. Empezó a llorar, me cortó el teléfono y no supe más nada de él. Nos enteramos de todo por los medios”, dijo y justificó, también, la demora de su hijo para presentarse en la policía.

"Estuve muy shockeado porque el vehículo estaba a mi nombre, imagínese mi hijo lo que tuvo que haber pasado para poder tomar la decisión (de entregarse). Le doy gracias a Dios que nos pudimos presentar", afirmó luego de admitir que a él mismo le costó tomar esa decisión. "Pero es lo que había que hacer", aseguró.

"Jamás voy a decir que mi hijo tiene que ir preso, porque eso fue un accidente de tránsito que le pudo haber pasado a mí, a usted o a cualquier persona, porque todos los días hay accidentes de tránsito, lamentablemente", aseguró.

"Nos costó venir, pero acá estamos. Me presenté yo, se presentó mi hijo. Está allá adentro, y Dios y la justicia van a hacer justicia, porque no somos ningunos delincuentes. Somo gente humilde. Que seamos gitanos no quiere decir que seamos todos malos. Somos gente igual que todo el mundo", dijo llorando sobre el final de la charla en la vereda de la comisaría.

"Me tocó a mí, a mi hijo pobrecito que está acá adentro. Solo Dios y la justicia saben lo que va a pasar. No me quiero adelantar ni decir cosas de más. Quiero decir la verdad, de la desgracia de que yo pase por esto. Así que mil perdón a la familia, y lo que necesiten puede contar con nosotros", cerró.

Te puede interesar

La más leídas

Noticias en tu e-mail