Datachaco Datachaco

Iota arrasó Centroamérica: dejó 41 muertos e innumerables daños

El huracán tocó tierra con un nivel de categoría 5.

Mundo 20 de noviembre de 2020
huracan-iota
El huracán Iota azotó Centroamérica.

El paso del huracán Iota por Centroamérica, el segundo en golpear la región este mes, dejó al menos 41 muertos en deslaves e inundaciones e innumerables daños materiales que aún son relevados por las autoridades de los países afectados.

Iota comenzó a azotar el lunes el Caribe Norte de Nicaragua como un huracán de categoría cinco, dos semanas después de que el ciclón Eta golpeara la misma zona, dejando al menos 200 muertos y 2,5 millones de afectados.

Los balances iniciales dan cuenta de 41 muertos provocados por Iota: 18 de ellos en Nicaragua, 14 en Honduras, cinco en Guatemala, dos en el archipiélago colombiano de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, uno en Panamá y otro en El Salvador.

Además, alrededor de 4,6 millones de personas se vieron afectadas en Centroamérica, incluyendo 1,8 millones de niños, según estimaciones iniciales del Fondo de la ONU para la Infancia (Unicef).

Nicaragua es el país más afectado por el fenómeno climático. Las unidades de rescate reanudaron este jueves la búsqueda de los cuerpos sepultados el martes tras un deslizamiento de tierra en el macizo de Peñas de Blanca, en el departamento de Matagalpa (norte), donde se contabilizan hasta el momento nueve muertos, entre ellos seis niños.

"Venir aquí y hallar muerta a mi hija y mi esposa... Era mi única niña, tanto que le pedí a Dios una niña y mire en qué terminó", dijo llorando el padre de la menor, Orlando Navarrete, a un medio oficial citado por la agencia de noticias Télam.

Según el gobierno nicaragüense, Iota dejó daños "catastróficos" en la infraestructura del país, uno de los más pobres de la región. Unas 250 brigadas municipales se lanzaron este jueves a recoger escombros y árboles caídos en toda Nicaragua, con la ayuda de más de 450 equipos y maquinarias como camiones, retroexcavadoras y volquetes.

En Honduras, donde al menos 14 personas murieron por derrumbes en el departamento occidental de Lempira, las autoridades continuaron este jueves la búsqueda de otros posibles fallecidos. El norteño valle de Sula, la zona más productiva de Honduras, quedó inundado, pero este jueves comenzó a bajar el nivel del agua que cubrió casas y el aeropuerto de San Pedro Sula. Los aguaceros provocaron el desbordamiento de los caudalosos ríos Ulúa y Chamelecón, que convirtieron el valle en una inmensa laguna.

En Guatemala, el presidente Alejandro Giammattei se reunió con su gabinete para evaluar la situación  en el país, donde varias comunidades quedaron inundadas y las lluvias destruyeron puentes y carreteras. Según la protección civil guatemalteca, Iota dejó cinco muertos, tres desaparecidos, 3.558 personas albergadas, 2.683 viviendas dañadas y numerosos puentes y carreteras afectados.

Incluso en El Salvador, poco golpeado por los dos ciclones, 15 comunidades quedaron sin electricidad y hubo daños en el servicio de agua de nueve comunidades. Los derrumbes bloquearon además siete carreteras, según la comisionada presidencial Carolina Recinos.

Los gobiernos centroamericanos pidieron esta semana ayuda internacional para enfrentar la devastación de los ciclones, y en respuesta, la Unión Europea anunció que destinará 10,7 millones de dólares a Nicaragua de un fondo fiduciario con múltiples donantes. Igualmente, la agencia estadounidense de cooperación internacional anunció un apoyo de 17 millones de dólares para la región. También Unicef hizo un llamado urgente para recaudar 42,6 millones de dólares para cubrir las necesidades humanitarias de la región.

Te puede interesar

La más leídas

Noticias en tu e-mail