Resistencia Chaco
MARTES 14 DE NOVIEMBRE DE 2017
Dr. Balbuena Valdez. In memoriam
Reflexion [14/11/17]
A los 95 años ha fallecido en Corrientes este médico paraguayo, responsable de mi presencia en el Chaco.
Salud

Hace casi cincuenta años llegó al hospital Rawson de la ciudad de Córdoba, un funcionario nacional de salud. Andaba a la búsqueda de médicos jóvenes para el Plan de Salud Rural de la provincia del Chaco, la propuesta me interesó, y vine al Chaco para entrevistarme con el Dr. Emigdio Balbuena Valdez, director de maternidad e infancia de la provincia, y director del plan de salud rural, que funcionaba casi como un ministerio paralelo, pues disponía de un presupuesto aportado por la nación y dependía directamente del gobernador.

El plan de salud rural me contrató para el desarrollo del programa en el Impenetrable, así como otros colegas que también fueron reclutados en el Rawson, los Dres. Isla y Bitti, para otras partes de la provincia, ambos ya fallecidos.

En 1971 el Dr. Balbuena emigró a la provincia de Corrientes, como responsable de las zonas sanitarias de la provincia, y de todos modos nos seguimos viendo, en parte porque en 1973 fui designado director del programa de salud rural para toda la provincia del Chaco, y en los albores de las elecciones de 1973 me convocó para una reunión con uno de los candidatos a la gobernación de la provincia de Corrientes, al cual el Dr. Balbuena explicó las ventajas del manejo descentralizado que tenía en salud la provincia de Corrientes.

El candidato se manifestó en desacuerdo argumentante que de ese modo la salud estaba en manos de técnicos, los jefes de zona, que las manejaban con criterios médico sanitarios, y no con criterios políticos como el haría en caso de ser electo, lo cual efectivamente hizo cuando ganó las elecciones. El Dr. Balbuena se fue entonces a México, como experto de la Organización Panamericana de la Salud, OPS, y después cumplió funciones en otros países vecinos, hasta su jubilación, luego de la cual volvió a su pueblo natal en Paraguay, con frecuentes visitas a sus hijos, radicados en Corrientes y Resistencia.

A lo largo de estos años mantuvimos contacto, personal, y epistolar, y me contó de su experiencia política en Paraguay, que motivó su emigración hacia Argentina, su radicación en Pampa del Indio, en los 50, su progresivo interés en la Salud Pública, lo que lo llevó a formarse en la misma, su posterior designación en la dirección de maternidad e infancia del Chaco en el clima del plan piloto que llevaba adelante la OMS en esos años, y la creación del programa de Salud Rural, luego de una visita a Colombia donde vió algo similar, y la experiencia inicial que se concretó en Salta, por el Dr. Alvarado, un salteño que venía de dirigir la campaña mundial de erradicación de la viruela, y comenzó a formar los Agentes Sanitarios, la pieza central del plan, un lugareño que recibía una formación rápida en vacunas, saneamiento y medicina básica para trabajar entre sus vecinos en la zona rural. Algo más o menos parecido al médico descalzo chino,

La intención original del Dr. Balbuena de formar “pequeños médicos” se vio recortada por oposición médica, y se debió limitar a los aspectos preventivos, que no representaban competencia económica, aunque eso los obligó a curandear sin formación alguna, cosa que traté de remediar durante mi gestión.

Me contó también de su experiencia en México, en zonas indígenas, donde la población no hacía caso al personal de salud por estar convencidos de que su pueblo estaba maldito al haber caído una cruz, que hizo reparar por salud pública, tras lo cual la actitud de los lugareños fue más favorable.

Con mucha generosidad a lo largo de los años, me dio muchos consejos sobre la administración de salud, tanta en los aspectos técnicos como políticos, su vocación inicial, y la última vez que nos vimos, consciente de que el fin estaba próximo, me dijo que deseaba ser sepultado en Pampa del indio

Mis condolencias a su familia

Alfredo Zurita

x