Resistencia Chaco
MIERCOLES 06 DE SEPTIEMBRE DE 2017
¿Dónde conviene parir?
Reflexion [06/09/17]
Alfredo Zurita
La prepaga asegura derecho a la cesárea.
Salud

Numerosos estudios nacionales e internacionales han mostrado que en el caso de partos normales el lugar más conveniente es la casa de la parturienta, asistida por un personal técnico, usualmente femenino, que según los países recibe el nombre de partera o matrona, (madama en mi pueblo), en tanto que en los partos complicados, el lugar más conveniente es un hospital o sanatorio, que pueda en caso necesario, hacer transfusiones, cirugía, etc.

En este último caso conviene que sea un establecimiento que atienda muchos partos, de manera que tengan práctica en el manejo de todas las complicaciones posibles, y cuenten con presencia permanente de todos los especialistas necesarios, de modo de realizar las intervenciones sin pérdida de tiempo.

Esto ha llevado en la mayoría de los países desarrollados a desarrollar políticas que favorezcan las dos modalidades de atención, en tanto que en el tercer mundo se observa una tendencia a medicalizar los partos normales, y atender los complicados sin muchas exigencias técnicas, con exceso de cesáreas, en los casos de Argentina, Brasil y México.

Parir con asistencia de comadronas tradicionales, algo muy de moda en UNICEF no parece aconsejable, pese a programas años atrás en el Impenetrable, que se dijeron exitosos, hasta que alguien analizó las cifras y lo desmintió publicando las conclusiones en la prensa medica internacional.

La mortalidad materna en Argentina es alta, aunque casi 100 % de los partos cuentan con asistencia profesional, lo que muestra la necesidad de reorganizar la atención, lo que está siendo promovido por el gobierno nacional mediante un plan denominado Maternidades Seguras, que concentra la atención de todos los partos en pocos establecimientos, de modo de asegurar la correcta atención de los complicados. Este plan se aplica esencialmente en el ámbito público, que atiende la mayoría de los partos, por ser costumbre de los pobres tener más hijos que el resto de la población, desde edades juveniles, aunque quizás sería aún más necesario en el ámbito privado, donde la edad de las parturientas es más elevada, con mayores posibilidades de complicación.

De todos modos, con asistencia buena o mala, la mortalidad materna siempre es muy baja, lo que dificulta que el público, o aún los profesionales, puedan percibir los riesgos, y la prueba son los partos atendidos exitosamente por policías, con un mínimo de entrenamiento obstétrico.

La provincia del Chaco lleva adelante el plan Maternidades Seguras en sus propios establecimientos, con la idea de concentrar todos en 6 hospitales, por lo que me ha sorprendido que un candidato a la gobernación de Corrientes en las próximas elecciones de Octubre diga que si gana equipará todos los hospitales, para que cada correntino pueda nacer en su pueblo sin necesidad de desplazarse a otro, cosa que también se dijo en la inauguración del hospital de Barranqueras, para que los nativos de esa ciudad no se vieran obligados a nacer en Resistencia.

Necesidades de campaña, no siempre compatibles con la evidencia científica, por lo que tampoco me ha sorprendido que se lanza la campaña zika desde Sauzalito, el lugar donde es menos probable que haya este año, porque hubo epidemia hace pocos meses, y es una enfermedad que deja inmunidad permanente.

De todos modos asistir partos es profesión de riesgo, por los nuevos derechos de las embarazadas, y hasta decirle “gorda”, o “mamita” a una embarazada es considerado en estos días violencia obstétrica, susceptible de denuncia, aunque los especialistas argumentan que ellos no están “para satisfacer los caprichitos de los padres”, opinión que seguramente cambiarán luego de ser condenados por la justicia. La línea 144, gratuita y accesible en todo el país recibe denuncias de violencia obstétrica, y además se pueden hacer personalmente en Corrientes, en Córdoba 1264.

x