Resistencia Chaco
LUNES 03 DE JULIO DE 2017
Vacunas, homeopatía y concientización
Reflexion [03/07/17]
Alfredo Zurita
Un tema donde abundan las mentiras y medias verdades.
Salud

La desacertada iniciativa de una diputada nacional sobre vacunas y homeopatía ha merecido desaprobación unánime, incluyendo a su propio partido y fue rápidamente utilizada en la campaña electoral con abundancia de falacias, pero no debe ocultarnos que los antivacunas y usuarios de medicinas alternativas crecen entre los sectores más educados de la sociedad, aquí y los países desarrollados, incluyendo al mismo Papa Francisco atendido por un médico chino cuando era arzobispo de Buenos Aires, y al actual presidente de Estados Unidos, que no ha vacunado a ninguno de sus cinco hijos.

Que sea obligatorio vacunar a los niños tiene detrás evidencias de los beneficios en el pasado, pero es una intromisión en los derechos de los padres, de modo que debería limitarse a aquellas vacunas de beneficios muy comprobados con respecto a su riesgo. El caso de Francia, donde solo tres vacunas son obligatorias, aunque el nuevo gobierno está pensando en aumentarlas dada la baja cobertura, y en Alemania por la misma razón se está pensando en multar a los padres que no vacunen a sus hijos.

El charlatanismo siempre está latente en la práctica de la medicina clínica o colectiva, y lo hace tanto el medico que promete curaciones irreales, como el ministro que habla de brotes cuando hay epidemias, o toma solo los datos favorables para defender su gestión, omitiendo los desfavorables, o más aún manipula los datos de diversas formas.

La ley prevé penas para el charlatanismo clínico, aunque raramente se aplica, y la justicia en los raros casos en que un ministro ha sido denunciado por mentir se declaró incompetente. Recordemos por ejemplo el caso de la ministra Ocaña, que tuvo que afrontar las epidemias de dengue y gripe del 2009. Su reemplazante, el actual gobernador de Tucumán, que ya había tenido un escándalo por haber manipulado las cifras de mortalidad infantil de Tucumán, declaró al día siguiente de asumir que su antecesora había mentido las cifras de gripe, y que no había mil casos como decía, sino cien mil. Nadie se inmutó.

El consentimiento informado, la justificación de la diputada, parece por el momento algo utópico, tanto en vacunas, como en cualquier tema médico, ya que en salud la gente quiere seguridades, y no hacer un balance de riesgos y beneficios, y por esa razón casi siempre se manipula la información sobre riesgos, tanto de vacunas, como de medicamentos como otros tratamientos, y aunque en el caso de los medicamentos estos figuran en los prospectos, raramente se los lee, o en caso de hacerlo, se los entiende.

Tomemos el caso del parto, la actual epidemia de cesáreas se debe a una exageración de los riesgos del parto vaginal, y minimizar los riesgos de la cesárea. Nadie se inmuta.

El argumento principal de los anti vacunas es que es peligroso inyectar los químicos que acompañan a la vacuna propiamente dicha, que podrían provocar entre otras complicaciones, autismo. Este argumento es sostenido entre otros por el actor Robert de Niro, que tiene un hijo autista, y en parte se asienta sobre una investigación falsificada de un médico inglés que ya fue aclarada. Hay además un trasfondo de rechazo a la sociedad de consumo, y sus productos, que se da entre quienes los tienen, ya que es muy rara entre los pobres, que no los tienen. Solo quien puede comprar verduras y frutas se preocupará si son o no orgánicas. Para los pobres limitados a la torta frita y el guiso, esa preocupación es inexistente, aunque la OMS diga que es necesario comer frutas y verduras 5 porciones por día.

El argumento principal de los defensores de las vacunas es que los mayores progresos en la salud de la población se deben a las vacunas, lo cual en gran parte es cierto, sobre todo con las primeras vacunas, (tétanos, difteria, tos convulsa, poliomielitis, viruela), y mucho menos con las recientemente incorporadas al mercado, y al “efecto rebaño”, ya que al haber un gran porcentaje de vacunados se corta el contagio de algunas enfermedades, aunque no todas, ya que el efecto rebaño no se da en el caso del tétanos, que no se contagia de persona a persona, sino desde el suelo.

No he escuchado argumentos relacionados con el análisis costo beneficio, que son en general los que deciden si una vacuna se costea o no con fondos públicos, que es lo que ocurre con la vacuna antigripal que no se aplica a toda la población, sino a grupos de riesgo aumentado de morir en caso de tenerla. Su alto costo, y el menor riesgo de los jóvenes son los que basan esta decisión, aunque cualquiera puede comprarla por su cuenta y aplicársela aunque no pertenezca a los grupos de riesgo. Es probable que de aprobarse se proceda de la misma forma con la vacuna para dengue, y el que no viva en zonas de riesgo deberá comprarla por su cuenta si quiere tenerla.

Los recursos para salud son limitados y las necesidades infinitas, por lo que el análisis costo beneficio es inevitable, y por esa razón se descartó en 2005 financiar la vacuna HPV, aunque una decisión presidencial posterior contrarió la posición del ministerio nacional de salud. Esto lo escuché personalmente de labios de la presidente en 2010. Dijo que no iba a permitir que se siguiera ahorrando con las mujeres, le gustara o no a los ministros de salud varones, y quizás por eso en 2007 y por primera vez en la historia designó como ministro nacional de salud a una mujer, aunque rápidamente se volvió al varón, que ahora, gobernando Tucumán, declara que sería un absurdo retroceder en vacunas, ya que el recibió una felicitación especial de la OMS por haber agregado tantas vacunas obligatorias.

Aunque creo que efectivamente tienen razón los que dicen que si las vacunas dejaran de ser obligatorias pocos se preocuparían por vacunar a sus hijos, y es más fácil obligar, me pregunto si ya que no podemos lograr que la gente use las vacunas que son gratis, e implican una mínima molestia, al tiempo que generan un gran beneficio, cómo lograremos que la gente haga más ejercicio, coma más sano, deje de fumar, tome menos alcohol, etc., etc., que son todas muy sacrificadas, y dejan poco beneficio cada vez que se hacen. Aunque hablar de la concientización está de moda, todo parece indicar que no es efectiva, y quizás sea hora de preguntarse ¿Por qué?

x