Resistencia Chaco
MIERCOLES 11 DE ENERO DE 2017
Piden usar el aire acondicionado moderadamente para evitar malestar
[11/01/17]
Los cambios de temperatura bruscos afectan al organismo.

El Ministerio de Salud Pública advierte que las infecciones respiratorias altas pueden aparecer también durante el verano, por lo que los especialistas brindan una serie de cuidados para prevenir la aparición de afecciones en esta época del año. Además, sugieren un uso adecuado del aire acondicionado para evitar malestares en las vías respiratorias o garganta.

La directora de Enfermedades Crónicas No Transmisibles, Andrea Cruz, especificó que los resfríos, la faringitis y enfermedades tipo influenza -gripe- son también “muy comunes” durante el período estival y afectan por igual a niños y adultos. “En la mayoría de los casos se debe a los bruscos cambios de temperatura a los que se somete el cuerpo -lluvia, calor, humedad- y la exposición a temperaturas bajas para combatir el calor -ventiladores, acondicionadores de aire, baños en agua helada fría, entre otros-“, explicó.

Otro de los motivos, son el encierro, la falta de circulación de aire y de recambio con el ambiente externo que favorecen la proliferación de gérmenes en los espacios comunes. “A las enfermedades las provocan los virus o bacterias que circulan en el ambiente, pero mucho frío o los cambios rotundos de temperatura pueden favorecer que estos afecten al organismo, por lo que es necesario ventilar los espacios en algún momento del día”, puntualizó.

TE PUEDE INTERESAR: Los 7 beneficios de la mandarina, la fruta que hace milagros

Estos resfríos o cuadros infecciosos suelen ir acompañados de estornudos, congestión, picazón y secreción nasal; picazón e inflamación de la garganta; voz ronca, tos y carraspeo; dolor de cabeza y fiebre. “Y suelen agudizarse por los cambios ambientales o climáticos y por los cambios a los que las personas se someten para mitigar los efectos del calor sofocante”, agregó.

Ante la aparición de los primeros síntomas Cruz aconsejó no automedicarse y consultar a un especialista de la salud para evitar que se agrave el cuadro; lavarse las manos frecuentemente y usar alcohol en gel -especialmente después de ir al baño, después de cambiar pañales y antes de manipular alimentos-, tanto niños como adultos; y ventilar habitaciones, lugares compartidos y de trabajo y mantener una hidratación constante con agua segura o jugos naturales.

Se recomienda acondicionar los ambientes con temperaturas entre 24 y 27 grados, mantener la humedad del ambiente usando la función de ventilación y mantener los filtros limpios.

x