Bueno 24ºC
89%
  Versión básica  
Seguinos
Sociedad 14/07/2012
Mal para la gente, bien para los guardias

Por la inseguridad, la demanda de custodia privada aumentó un 60 %
El incremento de las consultas se registra principalmente en los barrios de Caballito, Flores, Palermo y Recoleta, y en el norte y oeste del GBA. Los pedidos más recurrentes provienen de los consorcios.

1 imagen [Click para ampliar]
Compartí esta Nota

Las solicitudes de servicios de seguridad privada tuvieron una fuerte alza debido al auge de hechos delictivos registrados en las últimas semanas. Ante la falta de respuestas para frenar la violencia social y los ilícitos, los clientes, generalmente pertenecientes a zonas típicamente habitadas por las clases medias y altas, salen a buscar una alternativa que les brinde una relativa tranquilidad.

“Los hechos delictivos de amplia repercusión registrados en las últimas semanas en distintos puntos de Capital Federal y el Gran Buenos Aires motorizaron un importante crecimiento en la cantidad de consultas por nuestros servicios”, explicó Rodrigo Feresin, Gerente Operativo de Speed Centre.

Según destacaron desde la empresa, el crecimiento del 60 por ciento refiere a los pedidos de “seguridad física”, es decir, aquella que está constituida por el personal de vigilancia en empresas, centros comerciales, edificios, garitas vecinales y custodias personales.

“En el primer trimestre del año pasado, cada dos días recibíamos en la empresa un pedido de presupuesto. Ahora, en los últimos meses, recibimos 7 y 8 por día, y hasta veces 12”, destacó el especialista.

Esta situación estaría reflejando una tendencia global en el mercado. Los números la avalan. “En todo el año pasado, la Cámara Argentina de Empresas de Seguridad e Investigación (CAESI) estimó que la seguridad privada, en general, creció un 6%. En el primer trimestre de 2012, ya llegamos a más del doble, alcanzando un tasa de crecimiento del 13%”, explicó Feresin.

El gerente de Speed Centre apuntó que la mayoría de los pedidos llegan del área metropolitana. “En la Ciudad de Buenos Aires, los barrios de Recoleta, Palermo, Almagro, Caballito y Flores son las zonas que más solicitan servicios. En el caso de Palermo, la demanda se focaliza en restaurants y locales comerciales”, señaló.

Para el operador, uno de los segmentos más sensibles a la suba es el de los consorcios de edificios. Del incremento del 13%, se estima que un 5,6% lo constituye este mercado. Afirmó que, en la compañía, “aumentaron las cotizaciones de tres a seis por día”, especialmente los pedidos de custodias por 24 horas, los cuales, por sus altos costos, finalmente son parcialmente cubiertos con los encargados.

La seguridad en los shoppings también es una inquietud presente. “En los últimos tiempos, las empresas comenzaron a custodiar no solo sus interiores sino también sus áreas de influencia, para evitar los robos a los que eran sometidos los clientes en sus inmediaciones,” había comentado el gerente operativo a la agencia Noticias Argentinas.

Un problema aun no erradicado son las firmas “truchas” que proveen servicios de seguridad. En el año 2010, cifras de la CAESI estimaron que constituían un 36% en el mercado, con una presencia significativa en el segmento que provee garitas vecinales. La contratación de estas empresas implica riesgos para los clientes. “Un vigilador que está contratado en forma irregular, no tiene responsabilidad civil ni seguro de vida. Por lo tanto, si comete algún delito o si se quiere defenderse, todos los propietarios van a tener que solventar los gastos de una eventual demanda judicial. Con una seguridad habilitada, la responsabilidad se terceriza,” explicó Feresin.

Ahora bien, en el sector tienen en claro que más custodia no resuelve el problema de fondo. “La seguridad privada es un complemento de la seguridad pública, no la suplanta. Nosotros hacemos prevención y disuasión. Está probado que la presencia de

seguridad privada funciona como un disuasivo para la delincuencia en relación con los lugares que no la tienen”, argumentó.

Con un personal de 35 mil vigiladores, el mercado de la custodia privada en el área metropolitana está compuesto por alrededor de 300 empresas. En este universo, Speed Centre cuenta como clientes a empresas líderes y su personal está constituido por una nómina de 400 empleados.

“La inquietud que hay por la seguridad privada es importantísima. Si bien en un comienzo tardó en instalarse, lamentablemente, ya llegó para quedarse”, sentenció Rodrigo Feresin. (Fuente: Infobae).