Bueno 24ºC
89%
  Versión básica  
Seguinos
Economía 14/07/2012
México

Estaré tranquilo hasta que llegue el título, dice “Chaco” Giménez
Los juegos pasan, los torneos también; ni qué decir de los años y en Cruz Azul no hay título. ¿Hasta cuándo? es la pregunta de la afición y Christian “Chaco” Giménez es quien intenta responder.

1 imagen [Click para ampliar]
Compartí esta Nota

“Pronto. Mi paciencia está intacta —asegura el argentino—. El cariño de la gente te hace estar tranquilo, pero obviamente esperan que el equipo ya les dé lo que tanto anhelan”.

El 10 afirma que se siente como en casa en Cruz Azul, “pero la deuda es grande con mucha gente, en lo particular sólo estaré tranquilo cuando tenga el título en los manos”.

Un título que es resbaladizo cuando está en manos cementeras, un título que se hace humo al final del sueño, y... si de sueños hablamos ¿porque ahora sí creerle a Cruz Azul?

“Cuando uno comienza un nuevo torneo la expectativa es alta, igual la ilusión. Hay trabajo, hay refuerzos, hay motivación. Ustedes pensarán ‘otra vez lo mismo’, pero nosotros no, nosotros vamos por el título”, expresa.

Mucho hablar, “es verdad, pero todo lo que decimos vamos a demostrarlo en la cancha, ahí vale”.

Vinieron los cambios

Sí, “Chaco” era feliz. Su padre futbolístico, Enrique Meza, lo dirigía y había encontrado en Emanuel Villa un nuevo hermano. Pero ahora, ni “El Ojitos” ni El Tito están.

— ¿Los extrañas?

— Hay personas que te marcan en la vida. Encontrar amigos en el futbol siempre es bueno. Con Emanuel hice buena mancuerna, y llevaba muchos años junto al profe. No están, duele, pero la amistad continúa fuera de la cancha. Sabía que Meza no iba a estar eternamente conmigo, y que algún día Tito o yo nos podríamos ir, así es la vida del futbolista. Es normal que los amigos se alejen, pero no te lo voy a negar... duele”, asegura el atacante celeste, a punto de comenzar una nueva etapa.

Nunca con Pavone

Se fue Emanuel Villa, pero llegó ahora un amigo de la infancia como Mariano Pavone, a quien conoció en las fuerzas básicas de Boca Juniors, allá en La Casa Amarilla.

“Pero, sabes, nunca he jugado con Mariano. Sí, lo conozco, pero él estaba en una categoría menor a la mía. Él jugaba en novena, y yo en octava. Nunca pudimos estar juntos, pero aún así me imagino un equipo aceitado, dinámico, un equipo que sabe a lo que juega, desde el primer día”, comenta.

Nueva Máquina

Hay nuevo técnico, nuevos jugadores, hasta habrá nuevo uniforme... ¿Habrá nueva Máquina? ¿Ya no se dependerá tanto del “Chaco”?

“Nunca me tomé en serio eso que se decía. No siento que un jugador se pueda llevar el peso de un equipo él solo, se necesita confiar en los compañeros y yo confío en ellos, el equipo es el que te saca adelante”, enfatiza.

Asegura que “se armó un buen plantel, con gente de experiencia, comprometidos”.

— ¿Se armó para ser campeón?

— Todos los equipos se han armado bien, la fe está intacta, no queda otra, hay que apuntar al título, sólo así vamos a estar tranquilos.

Tranquilo está Christian, no le pesan tanto los años sin título, lo que ahora quiere es estar listo para la jornada uno, en la cual el Cruz Azul debutará en contra del Morelia.

— ¿Ansias comenzar?

— Sí, más que nada por la operación que me hice [rodilla izquierda]. El juego en Dallas [contra el América] me sirvió de mucho, contra Morelia ya estaré al 100%.

— ¿Entonces, “Chaco” está tranquilo en Cruz Azul?

— Sí, pero en realidad estaré realmente satisfecho, cuando llegue el título, cuando tenga el trofeo de campeón en las manos. (Fuente: El Universal).