Nublado 31ºC
70%
  Versión básica  
Seguinos
Economía 14/07/2012
Se lanzó la campaña en Charata

Se prevé una mayor siembra de Girasol en el NEA
La Asociación Argentina de Girasol (Asagir) dejó formalmente inaugurado el nuevo ciclo productivo 2012/2013, en una jornada de actualización técnica realizada el pasado jueves 5 de julio en Charata.

2 imágenes [Click en la imagen ver todas]
Ricardo Negri Jorge Brugnoli y Carlos Feoli en la presentación.
11072012114501.jpg
Compartí esta Nota

En la oportunidad se contó con la participación de los directivos de la entidad; el vicepresidente de la Bolsa de Comercio del Chaco, Jorge Brugnoli, y técnicos del INTA.

En el repaso del ciclo 2011/2012, los números reflejan una superficie cultivada a nivel nacional de 1,85 millones de hectáreas, por debajo de los 2,61 millones implantadas en el ciclo récord 2007/2008. "Sin embargo, hoy estamos ante una importante recuperación del cultivo", dijo el presidente de Asagir, Ricardo Negri. Es que el girasol, presente en nueve provincias de la Argentina se prepara para un buen año, por perspectivas de precios y rentabilidad para el productor.

El Coordinador del Convenio INTA-Asagir, Carlos Feoli, destacó que sólo en el NEA, el cultivo representará en el nuevo ciclo un negocio "de US$ 408 millones, a partir de una estimación de siembra de 370.000 hectáreas en Chaco; 180.000 en Santa Fe, y 50.000 en Santiago del Estero". El especialista explicó que si se tienen en cuenta esas 600.000 hectáreas, con un rendimiento promedio de 2 toneladas por hectárea y considerando los US$ 315 por tonelada pagados en Rosario, más el 8% de bonificación por porcentaje de aceite, los números se presentan alentadores para los productores locales.

Dentro del lote, hacer una hectárea de girasol costará unos US$ 210,2 por tonelada, "pero si le agregamos el componente fertilización, a razón de 60 kg/ha de fosfato diamónico, estos costos se incrementarían unos US$ 50", dijo el asesor económico de Asagir, Jorge Ingaramo. Detalló que el margen neto en campo propio sin fertilización llegaría a US$ 207 por hectárea, elevándose a US$ 255 a partir de la incorporación de fosfato diamónico. En campo alquilado, el margen ascendería a casi US$ 72 sin fertilización y a US$ 120 con ella.

Respecto de la escasa o nula fertilización del girasol en el NEA, Luciano Mieres, técnico del INTA Reconquista, dijo que "aplicar nitrógeno en v8 es una forma de comenzar. Ahí hay condiciones para encontrar respuestas a la aplicación". Para el especialista es importante hacer un diagnóstico de pre-siembra y comparar lo que pasa año a año, sobre todo en zonas donde no se fertiliza habitualmente.

Frente al limitante que implica el ataque de palomas, Sebastián Zuil, del INTA Reconquista, recomendó "lograr un cultivo homogéneo, evitar las siembras fuera de época; utilizar repelentes auditivos o químicos durante el período crítico; atraer palomas a otros sitios: como cebaderos no tóxicos y lotes con rastrojo, y sobre todo monitorear frecuentemente los lotes, para anticiparse a su presencia". (Fuente: La Nación).