Parcialmente nublado 22ºC
73%
  Versión básica  
Seguinos
Política 14/07/2012
2013

Cambios en el código electoral, la clave está en el artículo 7
Aníbal Fernández y la senadora chaqueña Elena Corregido promueven el sufragio a partir de los 16 añoses, pero sin obligación de participar. En Brasil y Austria ya está en vigencia. A la oposición, le disgusta. 

1 imagen [Click para ampliar]
El propósito oficialista enfrentará fuertes resistencias en partidos de la oposición.
Compartí esta Nota

Los jóvenes de dieciséis años que lo deseen podrán votar en los comicios legislativos del año próximo si es aprobado el proyecto presentado por los senadores nacionales kirchneristas Aníbal Fernández (Buenos Aires) y Elena Corregido (Chaco).

La iniciativa, que modificará el Código Electoral, fue recibida con aprensión por la oposición.

El borrador establece que el voto constituirá un derecho y no una obligación para los jóvenes de entre 16 y 18 años, régimen similar al que rige a los ciudadanos mayores de 70 años.

La sanción de la ley permitirá, según estimaciones de organismos nacionales e internacionales, la incorporación inmediata de más de dos millones de jóvenes.

El propósito oficialista enfrentará fuertes resistencias en partidos de la oposición. "No es un buen momento político para introducir el tema. Hay mucha puja de poder en el gobierno. El Frente para la Victoria termina desnaturalizando cualquier buena iniciativa", señaló el senador Gerardo Morales (UCR).

"No corresponde debatir, en este instante, un asunto que no está en la agenda de la sociedad y cuando aún no se terminó de discutir la imputabilidad de los menores y su maduración. No veo, en principio, por qué deberíamos bajar esa edad", sumó el también senador Jaime Linares (Frente Amplio Progresista-FAP).

Fernández y Corregido hicieron oídos sordos a esa argumentación y aseguraron que la intención es abrir puertas a una mayor participación juvenil en el sistema democrático.

"Después de mucho tiempo en que los asuntos públicos no formaban parte del horizonte de los jóvenes, hoy comparten y piensan un proyecto de Nación, de Estado, de sociedad", justificó Fernández.

"La propuesta pretende abrir una puerta para los que ya sienten el deseo, la necesidad y el llamado de los ideales que los conducen a la participación ciudadana", interpretó la norteña Corregido.

El sufragio desde los 16 años está reconocido en el Brasil, Nicaragua, Cuba, Austria y algunos estados alemanes. El Uruguay, Chile, España e Italia tienen el mecanismo bajo análisis.

El senador porteño Samuel Cabanchik (Proyecto Buenos Aires Federal) respaldó en un principio, aunque aclaró que debía conocer detalladamente su contenido para fijar posición definitiva.

"Bajar la edad de 18 a 16 años es una propuesta razonable y atendible. Un joven de 16 tiene hoy un acceso a la información muy distinto a lo que era, por ejemplo, hace treinta años", evaluó.

"Me parece buena la idea de la voluntariedad: la participación requiere de un compromiso con lo público y un deseo de buscar soluciones a los problemas", agregó.

El radical Morales, sin embargo, insistió en atribuir mera intencionalidad electoral a la movida. "Esperemos que el kirchnerismo no pretenda usar a los chicos para cambiar un voto por una notebook. El acceso a la tecnología y a la educación son derechos", concluyó el representante jujeño.

El proyecto

Radicales y el FAP creen que no es el momento y asocian el proyecto con la intención de sumar respaldos a como dé lugar.

El proyecto oficialista, que lleva las firmas de Aníbal Fernández y Elena Corregido, abunda en conceptos favorables al gobierno nacional.

En los fundamentos de la iniciativa, se hace permanente alusión a los gobiernos de Néstor Kirchner (2003-2007) y de Cristina Fernández (2007-2011 y 2011-2015), fundándose la propuesta de modificación en la adhesión de jóvenes al "proyecto".

"El aliento brindado a la señora presidenta y su genuina expresión de voluntad de sumarse a los cambios políticos, sociales y económicos que su gobierno representa, como así también al modelo de crecimiento con inclusión social y redistribución de la riqueza, nos convencen de la necesidad de modificar la edad mínima requerida para votar", se sostiene.

La propuesta implica modificar el artículo 7 del Código Electoral que, a partir de la aprobación, quedaría redactada así: "Los argentinos que hubieren cumplido la edad de dieciséis años gozan de todos los derechos políticos conforme a la Constitución y a las leyes de la República".

También se sustituyen incisos de otros artículos para introducir los 16 años en lugar de los actuales 18. (Fuente: lanuevaprovincia.com y DyN).