Bueno 25ºC
69%
  Versión básica  
Seguinos
Salud 13/07/2012
Para pacientes de Chagas

Capitanich presentó sistema de fármaco vigilancia
El gobernador, junto al ministro de Salud, Baquero, resaltó la importancia de ser una de las primeras provincias en implementar el sistema que implicará el uso de benznidazol, fármaco de producción nacional.

1 imagen [Click para ampliar]
La meta es de un Chaco Libre de Chagas para 2015
Compartí esta Nota

Además, distinguió el trabajo del programa provincial de Chagas y la disminución de un 50 por ciento de enfermos.

El gobernador Jorge Capitanich, acompañado del ministro de Salud Pública, Francisco Baquero, anunció hoy el comienzo del sistema de fármaco-vigilancia para pacientes chagásicos de la provincia. Se trata de una iniciativa impulsada por la cartera sanitaria nacional para combatir la enfermedad, a través del uso y control del fármaco Abarax Benznidazol, producido en el país.

La medida forma parte del plan de acciones que los Ministerios de Salud de Nación y Provincia llevan adelante con el fin de alcanzar la meta “Chaco Libre de Chagas para el 2015”. En esa línea, Capitanich se refirió a los índices epidemiológicos de la provincia de los últimos años y destacó las acciones promovidas a nivel local. “Las estadísticas del programa de Chagas reflejan un aumento del número de estudios realizados en la población y una disminución del 50 por ciento en la cantidad de infectados”, comentó.

A la par, sostuvo que “las estadísticas son alentadoras al momento de proyectar metas para combatir la enfermedad”. Señaló además que existe un trabajo sistematizado para los 25 departamentos de la provincia y recordó que desde junio de 2010 no se registran casos agudos de la enfermedad por transmisión vectorial.

El plan de acción llevado adelante por el Ministerio de Salud Pública, a través del Programa provincial de Chagas, consiste en el control de serología positiva en niños y jóvenes en edad escolar, la detección del vector en las viviendas de riesgo, el tratamiento de los casos positivos detectados y el rociado con insecticidas en las casas.

Por último, Capitanich aseguró que la elección del Ministerio de Salud de la Nación, para que Chaco sea una de las primeras provincias en implementar la fármaco-vigilancia del Benznidazol, contribuye a la meta de un Chaco Libre de Chagas para 2015.

Por su parte, Baquero informó que se completó la revisión de tres Departamentos y las viviendas detectadas fueron tratadas adecuadamente. Resaltó además la importancia de uno de los ejes del programa provincial, que es la búsqueda y estudio de niños nacidos de madres con serología positiva. Otros de los componentes del programa consisten en el control serológico de niños y adolescentes en las escuelas y la detección del vector en las viviendas de riesgo.

El cuarto aspecto se basa en brindar un tratamiento efectivo a la comunidad afectada por la enfermedad. “Con la medicación nacional se prevé el tratamiento a niños desde los 10 meses hasta los jóvenes de 18 años para una cura definitiva”, aclaró Baquero.

El subsecretario de Promoción y Prevención de la Salud, Darío Gómez, resaltó los datos estadísticos desde el 2003 a la actualidad. “De acuerdo a las últimas estadísticas obtenidas, Chaco logró una disminución del 50% de pacientes positivos con la enfermedad, respecto a los índices de los últimos 10 años”, informó.

Esto indica que hasta el momento, el Programa Provincial de Chagas analizó más de 52.000 personas adultas, de las cuales el 13 por ciento son casos positivos y alrededor de 6.700 niños, de los cuales el 9 por ciento manifestó serología positiva, contra un 18 por ciento que marcaba el índice en años anteriores.

Por último, el subsecretario confirmó la provisión del medicamento nacional para cubrir todos los casos positivos detectados y también de los posibles casos que pueden detectarse en los próximos cuatro años. Participaron de la conferencia, el director de Epidemiología, Mario Echevarría y director del Programa provincial de Chagas, Jorge Nasir.

Como conclusión, Baquero retomó la palabra para subrayar los índices relevantes en el control de embarazadas, que se logró en un 95 por ciento. “Este es el eslabón donde tenemos que trabajar activamente para la erradicación definitiva de la enfermedad”, finalizó.