Bueno 22ºC
88%
  Versión básica  
Seguinos
Educación 04/07/2012
Rosa Petrovich

Promoción sin repitencia de los niños de primer grado
Habiendo tomado conocimiento de la carta recientemente dirigida en forma pública a la docencia por parte del titular de la cartera educativa chaqueña sentimos el deber de expresar lo siguiente: El funcionario toma como ejemplos países que tienen inversiones importantes en Educación (que no es lo que caracteriza precisamente al nuestro). Esos países tienen una larga tradición en cuanto a evaluación de resultados de manera integral y sostenida y se caracterizan y distinguen del nuestro porque tiene estructuras académicas y curriculares diametralmente opuestas al nuestro.

Compartí esta Nota

La primera cuestión por resolver entonces, tiene que ver con políticas de Estado que vayan acompañadas de la fuerte inversión que a la fecha no existe. Inversión que debe abarcar todas las dimensiones de la escuela: la curricular, la pedagógico-didáctica, la administrativa. Ni hablar de lo que tiene que ver con la infraestructura: la insuficiencia edilicia hizo que las escuelas resignaran espacios de aprendizajes para convertirlos en aulas en el mejor de los casos, cuando no en depósitos. Basta visitar las escuelas para comprobar que la mayoría no tiene aulas de arte, bibliotecas, laboratorios instalados y funcionando.

Una prueba más de ello es la falta de solución a los problemas edilicios, entre otros que hay hoy con la nueva modalidad de “jornada extendida”.

De no resolver estas cuestiones básicas, nos encontraremos mañana con esta decisión gubernamental de que los niños de primer grado no repitan, con que, lo más posible sea que queden detenidos en segundo grado, y entendemos, no es la intención de nadie.

Aunque se afirme lo contrario, el pleno de la docencia no sabe en qué consiste la “nueva medida”, y qué hacer con ella, porque sencillamente no ha sido convidada de esta determinación unilateral del Consejo Federal de Educación.

Además de reiterar que insistimos en la cuestión prioritaria reclamada por la ATECH, para terminar en los hechos con la ya felizmente derogada Ley Federal de Educación (pues seguimos trabajando con los diseños y contenidos en el marco de aquella). Recién estamos discutiendo los futuros, en el marco de la nueva ley. En este sentido debemos destacar la falta de fijación de prioridades de parte del Ministerio: Por un lado, convoca a un congreso para asegurar la participación plena de los docentes en el proceso de elaboración de los diseños curriculares, y, por otro toma decisiones curriculares que los dejan absolutamente fuera de ese marco.

Creemos firmemente desde la ATECH que, el Ministerio de Educación de la Provincia del Chaco, debería abrir la discusión con la docencia, para la cual planteamos como propuestas las siguientes líneas: Las decisiones curriculares provinciales para este tema; las acciones de capacitación para la docencia para trabajar en estos enfoques; la evaluación de impactos esperados para superar los índices de repitencia y fracaso (que no es lo mismo) en las escuelas. Respecto de este último punto sería saludable y clarificador por cierto, se investiguen y den a conocer los resultados respecto de la aplicación de esta experiencia que poseen aquellos países que la aplicaron, para mejor ilustrarnos de tantas supuestas “bondades”.

Sería fácil sino, superar el problema de la repitencia con establecer “estadísticas” que así lo indicarán por la “nueva medida”, pero el fracaso estaría dado en la promoción de alumnos a un año, nivel o ciclo superior sin que tengan conocimientos suficientes para hacerlo. Sumado a esto, nadie puede desconocer que existe una gran postergación de aprendizajes que el Ministerio no toma en cuenta, porque no evalúa los egresos desde acciones integrales, en los hechos sigue siendo la toma de una “prueba” al final de un ciclo o nivel, que para nada refleja la realidad, simplemente, porque no considera todas las variables que debería tener en cuenta, entre ellas las condiciones de enseñanza y de aprendizaje que promueve el Gobierno, partiendo básicamente, de las inversiones.

Por ello planteamos claramente desde la ATECH, nuestro temor porque no sólo vayamos a caer en el facilismo, sino que, lo más probable es que se termine acentuando el fracaso escolar: los alumnos dentro de la trayectoria y en la escuela –como aseveran los conductores de la política educativa argentina y chaqueña en particular-, no van a tener adquiridos los conocimientos necesarios más allá de que los “aprueben”.

En definitiva, el tema no es una cuestión de relativa importancia, sino que merece un debate serio y responsable en el que deben participar, especialmente los docentes, verdaderos protagonistas de la tarea pedagógica, para evitar que se le endilguen una vez más las causas de los fracasos escolares.

Rosa Petrovich
Secretaria general de Atech