Resistencia Chaco
MIERCOLES 19 DE MARZO DE 2014
El Big Bang y la Medicina
Reflexion [19/03/14]
Alfredo Zurita*
Las noticias de que se han encontrado datos que refuerzan la validez de la teoría del Big Bang debería empujar a la medicina a salir de su empirismo actual para incorporar las teorías científicas de los últimos tiempos.
Salud

Esta reflexión ha sido comenzada por los clínicos, por una razón muy simple. Los médicos obstetras con la cesárea, los pediatras con las vacunas, y los cirujanos con el bisturí resuelven bastantes problemas, pero los clínicos no pueden curar a ningún hipertenso o diabético, y solo los van acompañando y consolando, de modo que muchos buscan otros caminos, sean Flores de Bach, medicina orthomolecular, o cualquiera de las que se pueden ver en las páginas de avisos clasificados de la prensa local, que mucho no tendrán que ver con las teorías científicas, pero funcionan, al menos tan bien como la que manejan los clínicos, es decir muy poco. Por las dudas muchos pacientes las llevan en paralelo. Toman los medicamentos y también las gotitas.

Teoría de la relatividad, Teoría del Big Bang, Teoría del Caos, y Teoría de los Fractales están siendo exploradas por algunos colegas, sobre todo en Alemania, para ver que aplicaciones prácticas podrían tener en la medicina. Claro que primero hay que estudiarlas, y si uno piensa en que el médico debe andar corriendo de aquí para allá, en cinco trabajos distintos, con salarios miserables, para llegar a fin de mes, mucho tiempo para estudiar no le queda. En Alemania es distinto, allá un herr Doktor, más si es herr Professor, es persona muy bien paga, de modo que le queda tiempo para estudiar. De todos modos hay que hacer mucho mérito para serlo, y eso desanima a muchos porque un obrero alemán vive bien, sin tanto quemarse las pestañas. Si uno puede aprender esa enfermedad de la garganta llamada idioma alemán, mejor irse allí.

La frase de que el médico corre de aquí para allá en trabajos miserables no es mía sino de la justicia platense, al dar la razón al Decano de Medicina de la Universidad Nacional de La Plata, de que hay que limitar el ingreso para que al haber menos médicos, puedan ganar mejor. El Consejo Superior de esa Universidad cree que la Universidad debe ser abierta para todos, como se dice que dice la Constitución, de allí el conflicto y la resolución de la justicia de esa ciudad. Pero el conflicto sigue, y como los estudiantes de medicina no pueden comenzar la práctica final sin tener todas las materias aprobadas, y el decano les permitió hacerlo, quizás porque en su elección los votos estudiantiles suelen ser decisorios, ahora el Rector dice que no firmará los títulos. Como se recordará lo mismo pasó en la de Buenos Aires en los 90, el decano “hipermenemista” de medicina no se llevaba bien con el Rector, que era de otro signo, y el Rector se negaba a firmar los títulos, si no hacían el curso inicial que el había creado, que el decano decía no era necesario, y que era mucho mejor el suyo. Los inevitables debates de la democracia, cosas más bien porteñas, o como máximo platenses al estar al lado. Supongo bastara cambiar la ley, que los títulos de medico sean válidos solo con la firma del decano, y a otra cosa. Muchos estudiantes universitarios por otra parte no están tampoco muy al tanto de Consejos varios y sus funciones, van a estudiar y no a hacer política, como supongo les machacan sus padres.

Precisamente por la carencia de una teoría propia la medicina no alcanza el status de ciencia, aunque hemos puesto como santo patrono de la profesión a Hipócrates, un médico y filósofo griego de hace 2.500 años que pensó la primera, la teoría de los humores que explicaba todas las enfermedades como desequilibrios de cuatro humores básicos que existirían en nuestro cuerpo, la sangre, la bilis negra, la bilis amarilla y la flema. Era trabajo del médico corregir los desequilibrios mediante el reposo y la dieta, para lo cual los alimentos y bebidas eran clasificados como fríos o calientes, no según temperatura, sino por otros criterios. Hemos dejado atrás esta teoría hace mucho tiempo, aunque persisten conceptos, como no hacerse mala sangre, no tomar o sí tomar remedios fríos para tal o cual enfermedad, etc.

La teoría microbiana, mucho más reciente, del químico Pasteur, pretendió encontrar LA causa de cada enfermedad, funcionó parcialmente y explicó algunas enfermedades como la tuberculosis o la poliomielitis, pero no porque la mayoría de las personas que se contagian la tuberculosis o la poliomielitis no se enferman, o porque personas que nunca fumaron tienen cáncer de pulmón. De todos modos con las vacunas dió una solución práctica a 6 o 7 enfermedades, y ahora a grandes negocios de vacunas mucho más caras, y que nadie sabe bien si sirven o no, pero que todo el mundo se pone, porque se asientan sobre el gran prestigio de las antiguas vacunas, las seis que había hasta hace poco en el calendario de vacunas, y que ahora son dieciséis según citan tres veces por día las autoridades, y que podrían ser como cien si se quisiera, porque ahora fabricar vacunas es un negocio viento en popa y hay vacunas para todo, o casi todo.

La teoría de la evolución, del aficionado Darwin, sin profesión conocida, nos explico porque tenemos dolores de espalda, y las articulaciones de rodillas y caderas se gastan rápido, los recién nacidos son tan inútiles, tenemos cáncer de colon y los microbios se hacen tan rápido resistentes a los antibióticos. De seguir andando en cuatro patas las cargas se distribuirían mejor y la pelvis más amplia permitiría a los chicos estar más tiempo dentro de su madre. De seguir comiendo hojas y frutas el colon funcionaría mejor al tener más fibras, y los microbios se hacen tan rápido resistentes a los antibióticos, porque un microbio a la media hora de nacer ya tiene hijos, a la hora nietos, y a las dos horas de vida tataranietos, en tanto que nosotros para ver tataranietos tenemos que esperar un siglo. La prolongación de la teoría de Darwin por Dawkins, que habla del meme, que vendría a ser como el gene, pero en la cultura, es interesante y podría explicar porque todo el mundo toma gaseosas y no agua, o se pone vaselina en las mamas para tenerlas más grandes si no puede pagar a un cirujano plástico.

La teoría psicoanalítica del médico Freud nos explicó porqué la gente actúa de forma tan irracional, al decirnos que la razón y la sinrazón conviven dentro nuestro, en lucha permanente, y que la razón al ahogar a la sinrazón puede dar cuadros clínicos inexplicables, frente a los cuales la única salida es decirle al paciente, cuando no sabemos que tiene, “lo suyo debe ser psicosomático”. Si el paciente tiene recursos puede ir al psicólogo para ver de lograr un consenso entre la razón, y la sinrazón, o subconsciente, y sino la obra social, le pagara el clonazepan, para que vaya tirando.

La teoría genética, del monje Mendel, sin profesión conocida, aunque llego a profesor de biología de la secundaria del pueblito donde estaba su convento, nos explicó porque si papá es 0, y mamá A, uno tendrá grupo sanguíneo A, etc,y ahora si uno quiere saber si sus hijos son propios o del lechero, el ADN lo sacará de dudas. También un pingüe negocio en ciernes, apenas se pueda convencer a los médicos que el chequeo genético es mejor que el chequeo común.

La teoría de las clases sociales, del abogado Marx, nos explicó porque algunas personas se mueren más, y más rápido que otras, aunque pocos médicos somos adeptos a esta teoría, puesto que generalmente venimos de las clases sociales que se mueren menos, e incluso con la medicina tenemos la idea de subir de clase, por eso aquello de M´hijo el dotor. La cara de un médico argentino que usaba boina, que se hizo cubano y político marxista se usa mucho ahora como adorno de remeras juveniles, y de todos modos la mayoría de los estudiantes de medicina sabe que los pobres son pobres porque no les gusta trabajar y prefieren vivir de “planes”, aunque en los exámenes, si sale la bolilla de “determinantes de la salud”, recitarán lo que dice Sir Marmot, un noble británico, que es el presidente de la Comisión de Determinantes de Salud de la OMS, y que dice más o menos lo que decía Marx, aunque no es marxista, sino inglés, que los pobres se mueren más y más rápido, porque tienen peores condiciones de vida, cosa que los educadores de salud dicen no es así, sino es culpa de malos estilos de vida, que ellos tratan de remediar con charlas televisivas, o de otro tipo, y que el Banco Mundial propone resolver, al menos en el caso de los chicos, con el Plan Nacer, que paga por resultados, y en dólares.

La teoría tecnológica, que no es en realidad una teoría científica, pero es muy usada, dice que si te atiende un especialista vivirás mas que si te atiende un médico que no es especialista, y si te hacen una resonancia magnética o una tomografía computada, vivirás mas que si no te la hacen, y si tomas diez remedios vivirás mas que si tomas uno o dos o ninguno. Contaba el director de famoso hospital privado, el primero que compro tomógrafo, que mucha gente venía para hacerse una tomografía, sin indicación médica, por lo que era rechazada, sin duda creyentes de esta teoría tecnológica, y era doloroso rechazarlos porque venían con la plata para pagarla, no bonos de obra social, y la administración del hospital se quejaba y le decía que había que pagar los sueldos del personal y ellos no vivían del presupuesto publico como los 105.000 empleados públicos de la provincia. .

Como hemos visto en las declaraciones oficiales ayer aun faltarían 20.000 empleos privados en blanco, para empatar a los 105.000 empleados públicos, y aunque el empleo privado crece, muchos dicen que el público crece más y es más seguro, y ademas se gana más, o al menos se trabaja menos, dirán los usuarios de los servicios públicos.

En cuanto al aporte de estas nuevas teorías en la medicina cosas interesantes son que al estar compuestos de átomos, y ser ellos indestructibles, al morir pasaremos a formar parte de otros seres vivos, lo cual nos trae a la memoria las creencias orientales de la reencarnación y que los analgésicos actúan en realidad modificando la percepción del tiempo. Lo de fractales sirve de base publicitaria a muchas medicinas alternativas, aunque me impresiona usadas un poco al voleo, pero como los autores de esta corriente, solo publican en costosas revistas alemanas de filosofía médica, no he podido profundizar mucho en ellas, salvo lo que dice Wikipedia, y alguna que otra entrevista, o conferencia en Youtube subtitulada en idiomas más comunes.

De todos modos Hawkins, el inglés que creó la teoría del Big Bang nos avisa que vayamos preparando la forma de irnos de la Tierra a otro planeta, porque la teoría del Big Bang dice que la garantía de este planeta está por vencerse, y en poco tiempo mas no quedará nada, o en todo caso un poco de polvo de estrellas. Polvo eres y al polvo volverás dice la Biblia, aunque nunca se pensó que esto le podría pasar a la misma Tierra, que la Biblia decía es en el centro del universo, y Galileo dijo que era un error, aunque Galileo no era ingles, sino tano.

Hawkins como se sabe es un enfermo neurológico muy grave, que dice siempre que vive porque es inglés, y lo atiende el Sistema Nacional de Salud, porque si viviera en un país con solo obras sociales y medicina privada, hace rato que se habría muerto. He ahí una razón de peso para crear un Sistema Nacional de Salud, cosa que se dice el presidente Kirchner descartó cuando se la propusieron, aduciendo que si ni Perón, ni Alfonsín, que habían llegado al gobierno con más del 50 % de los votos habían podido hacer, el, que había llegado con el 22 % no tendría la menor chance, que en todo caso ensayara el próximo que llegara al gobierno con más del 50 % de los votos, y se comenta de tanto en tanto, que si los camioneros se ponen pesados se hará.

Sin las obras sociales los sindicatos se caerán dice otra teoría que tampoco es científica, sino creada por el ministro de economía, que no viene de la política, sino de su carrera de investigador en el Conicet, y que al pasar a la política concreta tuvo que dejar la ortodoxia de la ciencia, que requiere plazos que la política no tiene. Por ahora gobierno y sindicatos se pelean por la plata de la APE, pero eso son monedas, la plata grande es lo otro, las obras sociales, muchos miles de millones de dólares, para no hablar del PAMI, cuyo presupuesto es mayor que el de muchas provincias juntas. .

Si alguien no lo entiende al ministro de apellido búlgaro, el jefe de gabinete, que no tuvo carrera en el Conicet, sino más bien en la política practica, pero que es profesional en la misma área, lo explica en largas y frecuentes disertaciones. “Fuí jefe de gabinete y soy senador nacional, y aunque soy egresado de la UNNE nunca me invitaron ni siquiera para dar una charla a los estudiantes”, diría un poco amargado por la TV en épocas en que se debatía crear la UNCAUS, dividendo la UNNE, cosa que la misma UNNE decía no era división, sino desmembramiento, evocando de esta forma lo de Túpac Amaru. De todos modos el miembro ingenieril amputado renació en el arte, y ahora ese retoño amputado se apresta a formar el médico que el país necesita.

No hay mal que por bien no venga, aunque esto no es teoría científica sino refrán, similar a aquel que dice que mejor prevenir que curar, o que es más barato prevenir que curar, tonterías todas que la ciencia descarta, pero que son usadas en política, puesto que la gente cree más en los refranes que en la ciencia y sus teorías. Como solía decir uno de mis profesores en ciencia, supongo que los japoneses de Hiroshima o Nagasaki tampoco creían que los átomos podrían ser transformados en energía.

Tampoco es científica la aseveración de que la desigualdad produce violencia, en boga en estos días. Si se revisa la literatura se verá que hay situaciones en que sí, pero otras en que no, y es que la violencia es multicausal, como decimos los médicos cuando no sabemos que causa una enfermedad, y no tenemos una teoría científica que la explique. Sin una teoría un modelo puede servir de guía teórica, y veo recientes aportes conceptuales en la prensa local, que son avances en ese sentido, y que usan mucha terminología sanitaria, por lo que creo que ha sido sensato poner un médico, como el Dr Berni, como secretario de seguridad, o sea control de la violencia.

Además de enseñar salud pública, enseño método científico, no a los estudiantes de medicina, que no tienen esa materia, al no ser licenciatura sino carrera simple, pero si a otras carreras que tienen ese mayor nivel académico, como la enfermería y la kinesiología. Suelo insistirles que las personas que crean teorías nuevas no usan el método científico, que solo sirve para ver si la teoría es válida o no.

Solo usan su razón, y dicen cosas que al principio suenan extravagantes, por eso se los suele tildar de locos, y a veces se los mete presos, o se tienen que ir a otro país, y eso sin duda es una limitante para crear nuevas teorías, de modo que también les digo, que si quieren tener éxito en la profesión y no tener problemas, que mejor sigan la corriente, y hagan lo que hacen todos, pues nada es tan parecido a la medicina como la política, solo hay una variación de escala, tal como dijo el gran patólogo alemán Virchow, creador de la medicina social, que decía los médicos debíamos ser los abogados naturales de los pobres pues éramos los que veíamos sus consecuencias de forma más directa, y sin duda por esta razón los servicios de salud están paralizados desde hace varias semanas en la provincia, en defensa de los pobres, para que uno no tenga que estar corriendo en cinco trabajos por sueldos miserables, como dice la justicia platense, y de esa forma exponerse a las críticas de las autoridades de salud que piden cumplir horarios.

*Profesor Titular de Salud Pública
Facultad de Medicina
UNNE

x