Resistencia Chaco
JUEVES 06 DE DICIEMBRE DE 2018
Jueves 06 de diciembre de 2018
Carrió quiere que el protocolo para el uso de armas se debata en el Congreso
 
La diputada escribió una carta dirigida a las Fuerzas de seguridad.

Luego de su explosión en las redes sociales donde dijo que el nuevo protocolo de seguridad que impuso el Ministerio de Seguridad "viola los derechos humanos", la diputada de Cambiemos Elisa Carrió fue por más.

En una extensa carta, propuso que se debata la idea en el Congreso más allá de una resolución ministerial.

En un texto dirigido a las fuerzas, la legisladora sostuvo que no pretende "desproteger al agente de seguridad o policial en el cumplimiento de sus funciones" sino que busca darle "un marco legal" con "normas claras y adecuadas para ampararlo ante las posteriores consecuencias que su accionar".

TE PUEDE INTERESAR: Empresarios del Transporte acordaron no pagar el bono de $14 mil

"La propuesta es analizar esta norma para transformarla en ley en el marco del Congreso Nacional luego de un adecuado debate. Entiendo que actualmente la situación exige algún tipo de medida provisoria para subsanar algunas falencias que desprotegen al agente de seguridad o policial que deba emplear su arma, pero estas normas provisorias no pueden en ningún caso vulnerar los preceptos constitucionales", opinó una de las fundadoras del espacio gobernante.

Carrió volvió a criticar que las nuevas regulaciones sobre el uso de armas se lancen desde una normativa ministerial "habiendo de por medio una cuestión que implica la posibilidad de causar la muerte de un delincuente o accidentalmente la de un inocente".

Para la diputada la situación actual de la seguridad merece otro tipo de tratamiento: "El policía se encuentra actualmente carente de un adecuado marco legal y está expuesto a las interpretaciones que en cada caso haga la Justicia sobre su proceder".

La líder de la Coalición Cívica insistió con que en la Constitución Nacional está asegurado el "derecho a la vida" así como también "la no aplicación de la pena de muerte" por lo que, según su visión, "las circunstancias en las que un agente de seguridad deba ocasionar la muerte de un delincuente (...) debe tener un firme marco legal que evite la confusa interpretación de la norma".

x