Resistencia Chaco
DOMINGO 10 DE JUNIO DE 2018
Domingo 10 de junio de 2018
Corrientes tiene payé, y CUS
Reflexion 
Alfredo Zurita
Una provincia con sus particularidades, como todas las demás.
Salud

El ministro nacional de salud, con nutrida comitiva oficial, lanzó ayer en Corrientes el plan Cobertura Universal de Salud, CUS, asegurando que Corrientes es provincia ejemplar en salud pública, y con este agregado se convertirá en modelo nacional de CUS.

Sin duda estos dichos habrán sorprendido a los profesionales de la salud, que bregan por aumentos de salarios mediante huelgas, y a los pacientes quejosos, pero la historia sanitaria de Corrientes es muy original.

Fue la única provincia que en los 90 abrazó en forma decidida las ideas del Banco Mundial en salud, y creo un seguro provincial de salud, llamado Plan Chamigo, desactivado por la intervención federal del 2.000. Como ya había hecho en Córdoba, el interventor transfirió los establecimientos de salud a los municipios como parte del plan de salvataje de la provincia quebrada, aunque estos establecimientos, imprescindibles para la política partidaria, fueron recuperados por la alianza peronista radical al finalizar la intervención.

Quiso el destino que, elecciones mediante, el gobierno de la capital quedara en manos del partido depuesto por la intervención, lo cual creó una situación complicada cuando se inició el programa Médicos Comunitarios, pues estos profesionales pagados por el gobierno nacional, dependían del gobierno provincial, aunque debían trabajar en servicios de salud de la oposición local. Sometidos a amenazas por sus múltiples jefes, muchos desertaron.

Luego la alianza provincial se quebró, y una nueva elección llevó al gobierno municipal a un peronista extrapartidario, al que le fue transferido el programa Médicos Comunitarios, por el gobierno nacional peronista, lo que provocó la creación del programa provincial Médicos Comunitarios radical.

Ahora, con el gobierno municipal bajo control del gobierno provincial, y éste alineado con el nacional, todo parece más tranquilo, al menos mientras los astros sigan en armonía.

El que los actuales intendente y viceintendente de la ciudad sean médicos podría jugar tanto a favor como en contra de la CUS.

La hipótesis del plan CUS es muy similar al plan Médicos Comunitarios, y podría sintetizarse de la siguiente manera. Los servicios públicos de salud funcionan en forma excelente, pero por alguna razón los pobres consultan poco, y tarde. Por esa razón es necesario ir a buscarlos a sus casas, y motivarlos para demandar atención médica precozmente. Al mismo tiempo se aprovecha para decirles que no es bueno comer tanta mandioca y guiso, y que debe aumentarse el consumo de carne magra, verduras de hoja y frutas, y que las chicas deben evitar el embarazo adolescente, algo que algún ministro correntino explica diciendo que lo hacen adrede, para cobrar plan.

La hipótesis puede parecer un poco simplista, pero es muy generalizada en el mundo de la salud pública, que nunca entendió muy bien las ideas de Atención Primaria de Salud, y la confunde con medicina preventiva, y además cree en que la gente se enferma por su culpa, y no por determinantes sociales, como dice la OMS y otros izquierdistas.

Por otra parte hay que reconocer que lograr una actitud amigable del personal en los servicios de salud es extremadamente complicado, al no existir incentivos para hacerlo.

Tampoco debe prestarse mucha atención a los elogios. Son de rigor cuando el ministro nacional viaja a las provincias, siempre la visitada es la mejor y los visitados retribuyen de igual forma. Pasa también en las mejores familias cuando llegan parientes indeseables de visita.

No es la primera experiencia CUS, hace varios meses se lanzó en una zona periférica de la ciudad de Mendoza, de la cual aún no hay datos que permitan juzgar sobre ventajas y problemas.

Dada la cercanía de la votación sobre aborto, salió el tema en la visita ministerial, y como el ministro nacional es considerado por algunos favorable a la legalización podrían haber existido rispideces, pero no ocurrieron porque el ministro nacional no está a favor ni en contra, solo muestra estadísticas y deja que ellas hablen por él, y el ministro provincial dijo que su opinión personal no cuenta. Su gobierno es pro-vida, y por tanto esa es su posición oficial.

x