Resistencia Chaco
SABADO 10 DE MARZO DE 2018
Sabado 10 de marzo de 2018
Premio por cigarrillos caros
Reflexion 
Alfredo Zurita
Un aumento de precios en beneficio de la salud.
Salud

El gobierno nacional ha recibido un premio internacional por haber aumentado el impuesto a los cigarrillos, que junto con otros al alcohol y al azúcar se aplicaron el año pasado, por ser substancias nocivas para la salud. Los de alcohol y azúcar cayeron dadas las protestas de las provincias productoras, y los de tabaco se redujeron por la misma razón, pero algo se aumentó, lo que justificaría el premio.

Según informa el ministerio nacional este aumento redujo en 10 % el consumo de cigarrillos, y aumentó la recaudación en 17.000 millones. Ver https://www.argentina.gob.ar/noticias/argentina-obtuvo-reconocimiento-por-su-politica-fiscal-en-productos-de-tabaco

Aunque los impuestos al tabaco son grandes fuentes de ingresos para el fisco, los productores de tabaco, y la industria de cigarrillos, se ha calculado que por pérdidas de productividad y gastos de atención de las enfermedades que produce, los gastos serían aún mayores, aunque claro es que los beneficiados y perjudicados no son las mismas personas, sino en pequeña proporción, porque los beneficiados son los productores de Misiones, Salta, Jujuy y en menor medida otras provincias y los trabajadores que los elaboran, distribuyen y comercializan, en tanto que los perjudicados somos todos los habitantes de este país, que como fumadores activos o pasivos sufrimos las consecuencias, incluyendo los fetos de madres fumadoras que nacerán con menos peso.

Fumar y sobre todo poder hacerlo en público, fue una de las grandes conquistas de la mujer en su larga lucha por igualdad de derechos. Hasta 1950 al menos, y recuerdo esto de mi infancia, pocas mujeres fumaban, y muy raramente en público, pero la Segunda Guerra Mundial obligó a las mujeres de muchos países a reemplazar a los hombres en las fábricas, y durante esa guerra alentar el hábito de fumar fue una de las armas utilizadas por los Aliados, en la medida que los nazis eran fanáticos de la vida sana, incluyendo el deporte, no fumar ni beber.

Como lo vemos en las películas los soldados aliados tenían cigarrillos para consumo y repartir, en cantidad ilimitada, y en las películas yanquis todos los héroes fumaban. El volver a casa los soldados traían el hábito, y lo contagiaron a las mujeres, que no aceptaron volver al antiguo status de amas de casa, y exigieron además de seguir trabajando, el derecho a fumar, y en público.

Hablar de contagio en hábito de fumar puede parecer raro, pero aunque no es una enfermedad contagiosa, si se ha probado que es una conducta contagiosa, y por ello se han tomado medidas en cine y publicidad, para que no se los asocie a éxito en la vida y se imite la conducta de los exitosos que fuman.

Como las mismas enfermedades contagiosas el hábito de fumar se comporta de forma epidémica, es decir que aparece, aumenta, y en algún momento comienza a decrecer, qué es lo que está ocurriendo en este momento entre los hombres, en tanto que entre las mujeres, que empezaron a fumar después, aún está en aumento, por lo que ahora hay más muertes en mujeres que en varones, y los expertos prevén que esto seguirá aún por cierto tiempo, aunque se pueda reducir el consumo, porque ya hay un daño acumulado.

Del mismo modo el hábito se reduce en los países desarrollados, los primeros que empezaron a fumar, pero aumenta en los países pobres, a donde ahora se focaliza la publicidad de las tabacaleras, en tanto que para los países desarrollados la industria ensaya alternativas como el cigarrillo electrónico, que se publicitan como menos agresivas.

Aumentar los impuestos a los cigarrillos ha mostrado cierta eficacia, aunque el consumo es menos afectado por el precio, de lo que podrían serlo los alimentos y bebidas alcohólicas y gaseosas, tan nocivas unas como otras.

Del mismo modo la prohibición de fumar en espacios públicos ha mostrado alguna eficacia, así como el consejo del médico, aunque ninguna de todas estas medidas es de alta eficacia, porque las razones por las que se fuma, son, como toda conducta humana, complejas, y aún la lucha de las mujeres por la igualdad trajo este efecto paradojal. Es también el caso de los médicos, una profesión que fuma tanto como los legos, o aún más, en ciertas especialidades.

Alfredo Zurita

x