Resistencia Chaco
MIERCOLES 14 DE FEBRERO DE 2018
Climatizan un club en España con "cascaritas"
Mundo [14/02/18]
Insólito método.

Mientras en Argentina las tarifas de luz traen un disgusto tras otro, y precisamente a los clubes de barrio los lleva al borde de la quiebra, en España asombran con un ejemplo claro y concreto de cómo climatizar toda una institución deportiva con energía de biomasa procedente de "cascaritas".

Se trata del complejo deportivo municipal (CEM) de El Papiol, España, donde la temperatura de las piscinas, de la zona de jacuzzi, del agua sanitaria y, en definitiva, del entorno, depende de cáscaras de almendra, de avellana, pistacho, nuez y de huesos de aceituna. Materiales que procesa una caldera de biomasa de la empresa H2O Air Quality, que se ha responsabilizado de la financiación del proyecto.

Tras más de diez años de trabajo y con 130 instalaciones a su espalda, la compañía ha decidido salir oficialmente al mercado como parte de una estrategia para llamar la atención de un Gobierno que parece estar lejos de apostar por una energía renovable con probada eficiencia como esta. "Usamos biomasa que otras tecnologías no saben quemar", introduce el CEO y fundador de la empresa, Carlos Fernández Puente. Cada producto, añade, tiene una cantidad específica de carbono, una humedad distinta, una granulometría diferente, un poder calorífico propio... Por eso trabajan con un tipo de material cada vez.

Técnicamente, explica: "Nuestra especialidad es echar la cantidad exacta de carbono y aire para realizar la mezcla perfecta. Al haber combustión completa, este carbono se convierte en energía, y no sale por la chimenea, por lo que no hay emisiones". Y, remata: "ahí es donde está la experiencia de diez años trabajando en silencio".

TE PUEDE INTERESAR: Murió el príncipe Enrique de Dinamarca

Con todo, y pese a tal despliegue técnico, la clave sigue siendo la propia materia prima. "Las cáscaras se suelen procesar en verano, que es cuando no tienen humedad, por lo que no es necesario que pasen por un proceso industrial y consiguen que el coste de la energía sea muy barato", insiste el mismo. "Por eso, también, el tema de las emisiones, porque la materia prima no tiene humedad: si traes astilla (la madera es el material con el que típicamente funcionan las calderas de biomasa) tampoco podríamos conseguir estas cifras, porque el producto viene húmedo".

Antes, había un escenario donde muchas empresas arrojaban a un contenedor sus residuos. Ahora, con un poco de creatividad y tecnología aplicada a energías sustentables, ese residuo se transforma en energía y en logros como climatizar todo un club deportivo, sí, con cascaritas.

x