Resistencia Chaco
MARTES 05 DE DICIEMBRE DE 2017
La Navidad, el niño Jesús y Papá Noel
Reflexion [05/12/17]
Mónica Persoglia
¿A quién creer?
Sociedad

El obispo cristiano Nicolás de Myra, quien vivió en el siglo IV en Anatolia. Actualmente sus reliquias se conservan en Bari, Italia.

Nicolás era hijo de una familia acomodada, pero él destacó por su sencillez y servicio hacia los demás. Su padre deseaba que siguiera sus pasos comerciales en el Mar Adriático, mientras su madre pretendía que fuera sacerdote como su tío.

La historia cuenta que Nicolás regaló en secreto una bolsa llena de monedas de oro a tres mujeres, cuyo padre no tenía los recursos, cuando cumplieron la edad de casarse. Se cuenta que el sacerdote entraba por una ventana y ponía la bolsa de oro dentro de los calcetines de las niñas, que colgaban sobre la chimenea para secarlos.

En 1809 el escritor Washington Irving deformó el nombre del santo holandés Sinterklaas en la vulgar pronunciación Santa Claus.

El ejemplo que nos deja Nicolás, Papá Noel, Santa Claus, como prefiera usted llamarlo, es un corazón generoso, sensible y desprendido de los bienes materiales. ¿Saben? Una nieta suya todavía vive. Que volaba por las nubes en un trineo, eso fue fantasía del hombre.

Bien, pero a Papá Noel se lo asocia con la navidad, si se lo pensara bien, es porque él se ocupaba de regalar para provocar una sonrisa y alegría en esa fecha, porque en la Navidad se conmemora el nacimiento de Jesús, en un pesebre. Él no trajo regalos, nació en un pesebre. Su mamá, la virgen María, no tenía regalos, Dios le había regalado a ese niño Jesús y José que compartía el milagro.

Los que trajeron regalos fueron los reyes magos, Gaspar, Melchor y Baltasar, que se guiaban por las estrellas para llegar. Llevaban, miel, mirra, pero no juguetes.

Y entonces, ¿Qué se debiera hacer?

Los que creen festejar el nacimiento de JESUS, y si quiere asociarlo con Papá Noel, imitar su generosidad y su modestia y su buen corazón.

¿Y cuál sería el mejor regalo un 24 de diciembre? Una reunión familiar donde el mejor regalo, es dejar el rencor, dar un gran abrazo con amor, dejar los resquemores y brindar por la paz, que es lo que es más difícil.

¿Y los pequeños? Regálenle juguetes, pero con amor y una caricia, un abrazo y dígale un “te quiero”, porque lo único que traía Jesús era luchar para que en la humanidad hubiera paz y armonía, el amor trae la paz por consecuencia.

x